Eventos

Automercol Motorclasico 2018

El pasado sábado 24 de febrero y tal como viene siendo habitual en los últimos 8 años, el Club los Tortugas organiza uno de los eventos más importantes y atractivos de Colombia, el Motorclásico. Dicho evento se celebra en el autódromo de Tocancipá, al norte de Bogotá, y reúne entre 400 y 450 vehículos clásicos, todos ellos presentes bajo invitación especial.

Una de las mejores ediciones

A nivel personal, esta es la segunda vez que tengo la suerte de acudir al Motorclásico y por mi corta experiencia en este evento, puedo decir que esta edición fue muy superior a la del año pasado. Cuando llegué a Colombia mucha gente me dijo que el Motorclásico era el mejor evento del año y cuando asistí a la edición 2017, lo pude corroborar totalmente. El número de carros presentes y el nivel de cada uno de ellos en términos de originalidad, estado, conservación…me sorprendió mucho. Era difícil superar aquello, pero sinceramente este año se ha conseguido. En primer lugar, los carros ocuparon mucho más espacio y en segundo lugar, la gran mayoría de modelos, eran diferentes a la última edición. Eso no es fácil, ya que es normal ir a un mismo evento año a año y ver casi los mismos carros. Aquí hay que felicitar al Club los Tortugas y a los miembros responsables de la selección de vehículos.

Cambio de patrocinador

Una de las novedades de este año fue la llegada de un nuevo patrocinador. Anteriormente el evento contaba con el respaldo de Chevrolet Continautos pero este año el patrocinador principal pasó a ser Automercol, concesionario oficial Mercedes con larga presencia en el país. Durante el evento, mostraron parte de su gama de vehículos nuevos e igualmente congregaron cerca de su carpa un buen número de modelos clásicos. Durante las salidas a pista, hubo también tiempo para que los propietarios de modelos AMG salieran a rodar, tal como se hacía en años anteriores con modelos Chevrolet más modernos. En cuanto a los participantes, también observamos una presencia más notoria de modelos Mercedes.

Este 911 2.4 S restaurado por Straat en Bogotá, fue uno de los que más miradas atrajo gracias a su espectacular restauración.

El clima, un clásico del Motorclasico

Al igual que el año pasado (y al igual que otros años anteriores, según me contaron), la climatología reclamó su protagonismo un año más. A las 6 de la mañana más o menos, cayó un aguacero sobre Bogotá terrible y fue suficiente, para que la mayoría de los vehículos participantes perdieran el brillo de la lavada del día anterior. La lluvia fina duró hasta más o menos las 10h de la mañana. A esa hora los participantes eran optimistas sobre el clima y este respetó el evento hasta más o menos las 3pm aproximadamente, momento en el que volvió momentáneamente la lluvia e hizo que muchos de los asistentes se fueran. Por suerte, fueron apenas 15 minutos y los que resistieron, pudieron luego disfrutar del concierto.

Salidas a pista

Como es habitual en cada edición, los participantes fueron saliendo a pista en grupos que venían marcados por el año del vehículo. Aunque también hubo tiempo para formar otras categorías como la de damas, jóvenes promesas o San Diego. Un Mercedes AMG de la clase A hizo las funciones de Pace Car e iba controlando los ardores de algunos pilotos que, de buen seguro, si hubieran podido, lo hubieran adelantado. Al final, durante toda la mañana, sólo hubo que lamentar un pequeño incidente en el que se vio involucrado un Porsche 911 SC naranja modificado a carrocería Turbolook. En un principio, el incidente parecía más grave de lo que al final fue. Rápidamente los rumores corrieron por el circuito y dijeron que el motor del Porsche se había roto. Pero posterioremente pudimos corroborar que no fue así. La humareda que muchos habían visto fue producto de la caída del aceite del motor encima del exosto caliente. Pero el vehículo por su propia inercia pudo entrar a boxes y allí se comprobó que no era algo tan grave, al menos según lo que nos contaron. Pero claro, al haber caído aceite en la pista, muchos de los participantes que venían detrás pasaron por encima y perdieron el control de sus vehículos, causando por un momento un poco de caos. Pero ahí quedó la cosa. Tras una breve pausa, las salidas a pista continuaron para terminar con los camperos y las motos, que lamentablemente fueron este año muy pocas.

En Colombia los Lancia Delta Integrale HF no son muy comunes. Este destacaba por su decoración Martini y por sus menos de 26.000km.

Las grandes estrellas

Aunque esta sea quizás una valoración un tanto personal, este año brillaron con luz propia los Porsche. Destacar la presencia sobre todo de un 911 2.4 S de 1973 de color Signal Yellow, unidad que acaba de ser restaurada totalmente por la gente de Straat y que próximamente estará camino de Amelia Island. Pero también destacar el resto de modelos entre los cuales se pudieron ver varios 356 Coupé o Speedster, una réplica de 550 Spyder, varios 911 Pre-73, un 912, varios 911 de la Serie G (1974-1989) e incluso un 924 Turbo rarísimo en Colombia, sobre todo por la versión y el color. Pero si hubo un modelo que pudo hacer sombra al 911 2.4 S amarillo, ese fue el Lancia Deltra Integrale HF. Varios días antes al evento, apareció el rumor de que habría un Delta que estaba recién llegado al país y la expectación era máxima. Llegado el día, el coche no defraudó y se convirtió en la estrella indiscutible del evento. Como anécdota contar que por un breve momento, corrió por el circuito el comentario de que el Lancia había sido el vehículo accidentado, ya que vuelta a vuelta la gente lo esperaba y justo entro a boxes después del 911 SC que sufrió el problema de motor. La gente, al ver que no volvía a pasar y enterarse de que había habido un accidente, se asustó. Del resto de vehículos, igualmente destacar otros modelos americanos, ingleses y alemanes que descubriréis próximamente en las diferentes galerías.

1 día sabe a poco

No sé si vosotros tendréis la misma impresión, pero a nosotros el Motorclásico, se nos hace corto. Es un evento que mucha gente espera durante todo el año y cuando llega el día, este pasa muy rápido. Quizás es porque nosotros nos pasamos el día haciendo fotos y al final, cuando decimos “ok, vamos ahora sí a ver los carros y a disfrutar”, ya el evento se ha terminado. Las horas de sol (bueno, decir sol es un poco incorrecto), limitan mucho el evento, está claro, por lo que quizás no sería una locura pensar en volver a celebrar el Motorclasico en dos días, como en sus orígenes. Para ello, se necesita la voluntad de los organizadores de ofrecer más actividades paralelas (concurso de elegancia, zona de expositores, concurso de vestimenta de la época…) y más tiempo para rodar en pista. E incluso por ejemplo se podría organizar una prueba de regularidad en pista en donde los participantes hacen un par de vueltas al ritmo que quieran, se registran los tiempos, se hace una media y luego se hace la prueba dando vueltas al circuito e intentando copiar el tiempo de referencia de cada uno. El participante que al final de un tiempo predeterminado (30 minutos, 1 hora…) se haya ajustado más a su tiempo de referencia, es el ganador. Pero claro, no podemos pedirles el esfuerzo sólo a los organizadores, debemos nosotros como participantes hacerles saber que estamos allí, que vamos a apoyar al evento con nuestra participación activa en el mismo. En Estados Unidos y en Europa se celebran muchos eventos similares y estos duran varios días, por lo que ¿Por qué no podemos volver a disfrutar de un Motorclasico de dos días? hagámoslo posible, si las dos partes ponemos interés, se puede lograr.

Texto y fotos: J.Carapuig

One thought on “Automercol Motorclasico 2018”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *