Artículos

Comprar un carro/moto clásic@ (1a parte)

Después de tanto tiempo te ha llegado el momento, has estado ahorrando mes a mes, has acabado de pagar el apartamento y tu economía por fin respira, has vendido otro carro o simplemente te has ganado una plata extra…sea lo que sea, ha llegado el momento de comprar aquel carro o aquella moto que tanto has estado esperando. Hace unos meses publicamos un artículo en la que os dábamos una serie de consejos para vender vuestro carro clásico. Ahora, nos pondremos en la piel del comprador y os hablaremos de varios puntos importantes que tenéis que tener en cuenta con el fin de conseguir aquél carro o moto que tanto deseáis.

Tener un vehículo clásico, rodar con él, cuidarlo, hacerle el mantenimiento, mejorarlo, restaurarlo… es una experiencia única. Pero el lapso de tiempo que va desde que decidimos dar el paso a comprarnos algo, hasta que finalmente lo compramos, también es una bonita experiencia que recordaremos siempre. Es el inicio de un vínculo, que empieza desde antes de la propia posesión. Pasaremos nervios, noches sin dormir, viviremos también algún desengaño con alguna unidad que parecía algo que al final no era… pero todo esto, hará que la unión con el vehículo que al final compremos sea más grande. Sabiendo esto…empecemos nuestra historia de amor.

Información del vehículo

Parece obvio, pero es muy importante documentarse bien sobre el carro o moto que deseamos comprar. Uno por mucho que lo crea, nunca esta del todo informado y siempre habrá detalles que se le escaparan. Y es que hay que tener en cuenta que cuanto más sepamos del carro o moto que queramos comprar, mejor, ya que así podremos debatir con su propietario y certificar que lo que nos cuenta es verdad. Un ejemplo, el propietario nos puede decir con el fin de ensalzar su carro, que, en este modelo en concreto, el aire acondicionado era una opción y que muy pocos lo traen. Pero quizás no es verdad y todos lo traían. Si conocemos este detalle, podremos quitarle al propietario esa arma. Igualmente, el conocer más sobre un modelo en concreto, nos ayudará a poder decidir cual es la versión de ese modelo que mejor se acomoda a nuestras preferencias, gustos, economía… Es decir, nos puede gustar un modelo que lleva motores de 4 y 6 cilindros. Entonces, valorando lo que nos ofrece cada uno de ellos (mayores prestaciones, menor consumo, precio más bajo…), podremos ver cual versión es la más interesante para nosotros. Y quien habla de versiones, también habla de años. Algunos modelos, son más cotizados según el año de su fabricación o incluso, según el país donde hayan sido fabricados. En los Toyota por ejemplo, pueden ser más valorados los “Made in Japan”, que los fabricados en Venezuela.

Para escoger el carro clásico que mejor nos conviene, es mejor antes analizar sus características,…

Vivimos en la era de la información, por lo que acceder a ella, es muy fácil. Internet nos abre la puerta a un sinfín de webs y de libros que nos pueden ayudar a conocer mejor aquel vehículo que queramos comprar. Otra de las fuentes que recomendamos, es la de la documentación oficial. En la red es fácil encontrar catálogos de la época en formato pdf o incluso podemos comprarlos en papel en páginas web de compraventa nacionales o internacionales. A parte de disfrutar de las maravillosas fotos de la época, tendremos acceso a información real, fidedigna…sin errores. Porque hay que saber, que, aunque haya muchos libros que hablen sobre temas del motor, sobre modelos, versiones… no todos son buenos y algunos dicen grandes barbaridades que no son ciertas. En cambio, la información que aparece en los catálogos oficiales es 100% de primera. Con ellos podremos conocer las especificaciones técnicas, el equipo de serie, los accesorios disponibles o incluso la gama de colores. Si el catalogo es nacional, perfecto, si es extranjero, puede que entonces algunos detalles no se ajusten a las especificaciones de las unidades que se vendieron en el país. Eso puede ser muy común, ya que algunas versiones americanas tenían una mayor restricción en temas de contaminación, por lo que algunos modelos daban menos potencia. También puede haber casos de diferencias en el equipamiento. En países fríos y en según qué carros, normalmente el aire acondicionado era un extra, en cambio, en zonas más calientes, quizás el aire acondicionado era de serie.

Pero la información de primera mano es también muy valiosa, por lo que una gran ayuda para nosotros puede ser acudir a los clubes de ese carro o moto que buscamos. Sus miembros, al ser propietarios y apasionados, nos sabrán dar buenos consejos e información muy valiosa. E incluso puede que algún socio tenga la unidad que buscamos a la venta. En ese caso, podríamos estar de suerte. Normalmente por norma general (aunque siempre hay excepciones), una persona de club habrá cuidado bien de su vehículo, por lo que esa unidad puede ser una buena alternativa. Para contactar con los clubes, podemos hacerlo a través de sus redes sociales o incluso, acudiendo a sus encuentros o rodadas. Allí podremos conversar con varios propietarios, ver diferentes unidades en vivo, compararlas…

Asistir a eventos de clubes, nos permitirá hablar con muchos apasionados y ver muchas unidades parecidas a la que buscamos.

Valorar el mercado

Una vez tenemos claro el carro o moto que queremos, es importante buscar en las páginas web de compra-venta, modelos que estén en venta, para así hacernos una idea del presupuesto que necesitamos, o si ya tenemos un presupuesto fijado, ver con él, qué podemos comprar (carro/moto en buen estado, para restaurar…). Nuestra búsqueda debe centrarse a nivel nacional. No vayamos a buscar precios en otros países, ya que el mercado colombiano es muy particular. Hay modelos que en Europa son más económicos y en cambio acá son más caros y viceversa. Lo ideal es haber empezado a estudiar el mercado mucho antes de tomar la decisión de compra del vehículo. De esta forma podremos ver si los precios suben o bajan, que versiones se cotizan más…

Seguramente, cuando empecemos esta tarea de estudio del mercado, nos asustaremos al ver tanta disparidad de precios. Pero tranquilos, esto es normal. Hay carros en muy buenas condiciones que se venden a precio de oro, hay otros carros para restaurar que tienen precios ridículos, hay otros que, por su estado, tienen un precio muy coherente y otros que no tanto. La idea es hacernos una idea clara de qué vale el vehículo que queremos según el estado en el que este. De esta forma podremos decir que tal modelo de Kawasaki de los años 70, en perfecto estado vale 20 millones, en buen estado vale 15 millones, en correcto estado vale 10 millones y para restaurar vale 5 millones. Está claro que esto serán siempre precios aproximativos, pero nos ayudaran a identificar más fácilmente a aquellas unidades que quizás están sobrevaloradas por su propietario. Pero claro, esta cotización que nosotros nos haremos, sólo nos sirve a nosotros, ya que cada uno tiene la suya y puede ser que algún propietario tenga una escala de precios superior. Lo importante es ver muchos anuncios y fijarse unos precios coherentes.

A la hora de buscar nuestro carro, es bueno ampliar nuestro radio de acción buscando versiones similares. En este caso, si buscamos un 911 Carrera 3.2, sería bueno también echar un vistazo a los 911 SC.

Fijarse varios objetivos

A veces nos centramos demasiado en una versión en concreto o en un año y esto limita mucha nuestra búsqueda. Es bueno estar abierto a otras versiones porque eso nos abrirá las puertas a una mayor oferta. Por ejemplo, si nos gustan los Porsche 911 Carrera 3.2, no debemos cerrar nuestra búsqueda sólo en ellos. Los SC por ejemplo son casi el mismo carro y a parte de ser algo más económicos, pueden hacer que tengamos más donde elegir y, por lo tanto, sea más fácil encontrar esa unidad que buscamos. Si aún así nos centramos en una versión en concreto, por los motivos que sea, es recomendable ir a ver otras versiones del mismo vehículo y de la misma época con el fin comparar el estado del vehículo, la originalidad… y poder valorar mejor que si aquella unidad que nos han ofrecido es la correcta o no.

Buscar aquella pieza especial

No siempre es posible, pero es importante buscar aquella unidad que se diferencie un poco del resto, sobre todo, de aquellos vehículos que son más corrientes. La diferencia puede ser a nivel de equipo. Una versión muy equipada o con equipo poco habitual, será más interesante que otra unidad con un equipo más común. El color también puede ser importante. Hay carros que por su color son muy comunes o se ven más modernos y otros, que su color los hace ver más clásicos o más exclusivos al ser más raros de ver. Otro punto importante puede ser el historial o la documentación que viene con el vehículo. No es lo mismo un carro en el que sólo te dan un par de llaves, que un carro que tiene su manual original, su historial de facturas de mantenimiento, su catalogo de la época… También es importante la versión o el año. Como decíamos anteriormente, en algunos vehículos hay años mejores que otros y eso es importante saberlo. Pero esta búsqueda de la pieza poco común nunca debe impedir que acabemos comprando un vehículo más común siempre y cuando este esté en mucho mejor estado. Es decir, entre un carro más normal, pero en muy buen estado, con un completo historial… y otro con un color especial o con mucho equipamiento extra, pero en peor estado o que no conocemos su historia, nosotros nos decantaríamos antes por el primero.

Siempre es importante buscar aquella unidad que destaque del resto por su color, por su equipo,…

Nada está a la venta, todo está en venta

Si hay una cosa que he aprendido desde que estoy en Colombia, es que nada está en venta, pero todo está venta. Me explico. Me sorprende la cantidad de casos que me han contado de carros que han sido comprados en la calle, simplemente preguntando al propietario si lo vende y llegando a un acuerdo mutuo. Seguramente todos conocemos a algún amigo, vecino…que tiene un carro o moto que siempre nos ha gustado. Este puede ser el momento para interesarnos más y preguntarle si haría negocio.

En la otra punta del país

Nuestro futuro carro o moto clásica, puede estar a 100 metros de nuestra casa o también puede estar a 1.000km. La distancia no tiene que asustarnos en ningún momento. Está claro que, si está en la misma ciudad, mejor, porque será más fácil ir a verlo, pensar si lo compramos o no, hacerle una segunda visita o revisión, negociarlo… pero bueno, hay que pensar que quizás nuestro futuro amigo/a está más lejos y no por ello tenemos que renunciar a él. Pero eso sí, si toca desplazarnos, es muy importante que antes, nos informemos bien sobre el vehículo. No tengamos pena en pedir más fotos, más detalles…. Si el propietario no tiene nada que esconder, no va a negarse a brindarnos esta información. Y en cuanto a las fotografías, es importante que estas sean actuales. En muchos anuncios vemos fotos de carros que, por algún detalle, te das cuenta de que son fotos de diferentes épocas. Quizás en el anuncio el propietario cuelga fotos de cuando lo compró hace unos años y ahora el carro no está igual. Todo esto os lo decimos porque no hay nada peor que desplazarse, gastarse tiempo y plata y que luego llegas donde está el vehículo y este no tiene nada que ver con lo que has visto en el anuncio. Y es que las fotos a veces pueden ser muy engañosas y darnos una impresión irreal.

Y hasta aquí llega la primera parte del artículo. En la segunda parte abordaremos otros temas, como la inspección del vehículo, que os ayudaran a conseguir ese ansiado sueño.

Texto y fotos: J.Carapuig

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *