Artículos

Expedición Land Rover de Sudamérica (Crónica 1)

El pasado sábado 20 de octubre, a las 3 de la mañana, dio inicio la Expedición Land Rover de Suramérica con destino a Garopaba (Brasil) y gracias a la colaboración de Adam, uno de sus miembros, desde Retro os podremos ir informando de cómo se va desarrollando esta gran aventura.

La gran Expedición Land Rover de Suramérica no empezó del todo bien debido a un grave accidente que sufrió uno de los carros que salió el viernes. El accidente se produjo pasando la Línea, cuando un Discovery ocupado por 4 pasajeros, se salió de la carretera. Por suerte los ocupantes no sufrieron ningún rasguño, pero el carro quedó pérdida total. Varios miembros de la expedición ofrecimos espacios en el resto de carros para seguir con la aventura, pero finalmente los 4 ocupantes decidieron volver a Bogotá. A raíz de esto, seguimos nuestro camino los otros seis Land Rover, uniéndose en Medellín, un séptimo vehículo.

El primer día de ruta estuvo bastante tranquilo, si bien todos estábamos un poco melancólicos por el tema del accidente. Por la noche dormimos en casa de Gonza, un Land Rovero, que fue quien más colaboró en el diseño del logo de la Expedición, siendo su propuesta la ganadora. Luego seguimos hacia Pasto, donde otro grupo de Land Roveros nos esperaban y nos prepararon un lugar para acampar. Al día siguiente cruzamos la frontera con Ecuador y llegamos hasta Ibarra, donde nos recibieron Mauricio y Francisco. Estuvimos con ellos un buen rato, hicimos fotos y nos dieron comida. Luego salimos con ellos dos en caravana hasta Quito. Allí llegamos a un taller alrededor de las 10 de la noche, donde nos esperaban más Land Roveros de Ecuador. Aprovechamos para conocer a miembros del grupo Land Rover de las Américas que no conocíamos en persona y durante la estancia allí, pudimos revisar unos detalles mecánicos de un Serie de la Caravana y posteriormente nos fuimos a dormir a casa de Santiago Andrade, quien se unió a nosotros con destino a Brasil.

Al siguiente día fuimos hacia Latacunga donde Juan Carlos Larrea nos invitó a almorzar. Luego de ahí partimos hacia Cuenca pero por problemas técnicos de un vehículo tuvimos que pararnos y hacer noche al lado de una estación de combustible. Al día siguiente ya conseguimos llegar a Cuenca alrededor de las 10am, donde nos estaban esperando los Land Roveros del lugar. Tras hacer una visita turística seguimos hacia la frontera de Ecuador con Perú con la intención de llegar hasta Máncora. Pero en la frontera dos carros tuvieron que quedarse. Unos porque llevaban una mascota y necesitaban una documentación que sólo se expide durante el día, y como ya era medianoche, no se pudo tramitar hasta el día siguiente. Y el otro carro, porque faltaba apostillar un documento que acreditaba la propiedad del vehículo. Ambos carros se quedaron y los otros seis carros seguimos hasta Zorritos, donde llegamos a las 3 de la mañana. A la mañana siguiente los carros que se habían quedado en la frontera nos volvieron a alcanzar. La ruta siguió por la carretera 1N hasta Chiclayo y de ahí hasta Lima. Desafortunadamente llegamos muy tarde a la capital y casi todos los Land Roveros con quienes nos íbamos a encontrar, ya se habían ido. Así que sólo pudimos reunirnos con uno, con José, y con dos amigos colombianos de la Legión Land Rover que actualmente viven en el Perú, Camilo Álvarez y Leonardo Escobar. Más tarde, para salir de la ciudad, nos ayudó Carlos Gutiérrez y una vez fuera, seguimos hacia el sur, dirección el oasis de Huacachina. Hoy lunes estuvimos sobrevolando las líneas de Nazca mientras esperamos a uno de los Series a que lo reparen en Lima y nos atrape en el camino.

Con esta narración de Adam, acaba la primera crónica de la Expedición Land Rover de Suramérica. Próximamente os compartiremos algunas fotos de la expedición en Facebook y os iremos contando más detalles de esta aventura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *