Carros Pruebas

VW Golf GTI 16v MK2, la consagración del modelo

En el mundo del automóvil, cada fabricante utiliza sus nombres específicos para denominar las diferentes versiones de sus modelos. Sin embargo, hay algunas denominaciones que no pertenecen a nadie y que han sido utilizadas en numerosas ocasiones por vehículos de diferentes marcas. Una de las más famosas es sin duda la de “GTI”, que significa Gran Turismo inyección. En los últimos 40 años varias han sido las marcas que la han usado, pero lo cierto es que cuando escuchamos estas tres letras unidas, lo primero que nos viene a la cabeza es la imagen de un Volkswagen, y más concretamente, la imagen de un Golf.

El Golf GTI

En Retro nos gusta situar cada carro en su época y remontarnos hasta sus orígenes para conocer mejor su historia. En esto caso nos vamos a 1973, cuando un ingeniero de Volkswagen propuso a sus directivos sacar al mercado un vehículo deportivo. Este proyecto es aceptado por los directivos y nace sobre la base del “proyecto EA 337”, código interno con el que se conoce al nuevo utilitario de la marca, el Golf. Este nació en 1974 y apenas un año más tarde apareció su versión deportiva, el Golf GTI. Su alerón delantero, los bordes rojos de su calandra, los pasos de rueda ensanchados de plástico negro, el contorno de la luneta trasera en negro mate, el volante de tres brazos, el pomo del cambio en forma de pelota de golf o sus asientos deportivos con tapicería de tela a cuadros fueron algunos de sus detalles. Algunos de ellos incluso aún perduran en los modelos más recientes, más de 40 años después. El modelo se presentó en el Salón de Frankfurt de 1975 y empezó a comercializarse en 1976. Las ventas en ese año superaron 10 veces las previsiones que tenía la marca. El éxito de la saga GTI en el Golf ha sido tal que la producción total del modelo en todas sus generaciones ya supera las 1.700.000 unidades fabricadas. La segunda generación del Golf GTI llegó en 1984, un año después de la presentación del Golf MK2, con una primera versión de 112cv y un motor 1.8 de 8 válvulas. Dos años más tarde llegó la versión 16 válvulas, cuyo motor ya rendía 139cv (129cv con catalizador). Finalmente hubo una versión aún más potente dotada de una compresor volumétrico, el Golf GTI G60 que entregaba 160cv. La tercera generación del modelo se presentó en 1991 pero el Golf GTI MK2 se siguió vendiendo hasta 1992.

Con el GTI MK1 nació el mito, con el GTI 16v MK2 se consagró

Diseño muy ochentero

La unidad que os presentamos en este artículo pertenece a Daniel y es un modelo 1991. Los colores más populares y deseados en los GTI eran el rojo, el gris y el negro, si bien el rojo Tornado al ser un color más deportivo ha sido siempre el más buscado. Hablando de su diseño, el Golf de primera generación, con sus formas muy cuadradas, es un claro ejemplo de diseño de la segunda mitad de los 70. En cambio, la segunda generación es un claro ejemplo del diseño de los 80, con líneas tanto rectas como curvas. Pero como curiosidad os contaremos que en un principio el Golf MK2 no tenía que haber tenido este aspecto. El diseñador italiano Giorgetto Giugiaro fue el encargado de diseñar el Golf MKI y Volkswagen volvió a recurrir a Giugiaro para el diseño de la segunda generación del modelo. El proyecto que les presentó el diseñador italiano no acabó de convencer a Volkswagen, que lo desestimó y aceptó un diseño realizado por su propio equipo, encabezado por Herbert Schäfer. Poco después, el proyecto de Giugiaro rechazado por VW llamó la atención de la marca española Seat, quien lo utilizó en su Ibiza de primera generación. No sé si visualizan este modelo, pero sus líneas son mucho más rectas y cuadradas que las del Golf MK2. Pese a ello fue un modelo que tuvo mucho éxito en la península y que marcó el inicio del renacimiento de la marca.

El Golf MK2 presentaba unas líneas mucho más redondeadas que su antecesor.

Siguiendo con el Golf, la parte frontal recuerda mucho a su ancestro, si bien presenta algunas líneas más redondeadas. Como su predecesor, cuenta con el característico doble faro, con la parrilla negra y con el borde en rojo que recorre esta última. En una primera fase los parachoques eran de plástico negro y delgados como en los MK1, pero en una segunda fase del modelo, a partir de 1989, estos ganaron en volumen tal como podemos ver en nuestra unidad. En la línea lateral destacan sobre todo sus rines BBS de 14”, los característicos pasos de rueda ensanchados de color negro y una moldura negra que une ambos y que incluye la denominación “GTI” en rojo. Ya en la trasera es donde vemos unos trazos más ochenteros con una zaga redondeada y unas ópticas más pequeñas y situados más arriba que en los MK1. En el interior más de lo mismo: diseño muy ochentero con reminiscencias setenteras.

La abundante presencia de plástico era algo común en los 80.

El diseño general del tablero tiene unas líneas horizontales muy marcadas si bien en los bordes se aprecian contornos más redondeados. La presencia de plásticos es notoria, como era habitual en los modelos de esa década, pero a diferencia de otros, estos son de buena factura y aguantan muy bien el paso del tiempo. En el cuadro de mandos vemos dos relojes analógicos, el velocímetro y el cuentavueltas. Justo en la mitad e indicando que empezábamos a entrar en la era de la electrónica, vemos numerosos testigos luminosos. Justo a la derecha nos encontramos con los mandos de la climatización y del aire acondicionado, y al lado los interruptores de los elevalunas eléctricos. Su ubicación no es la mejor y nos demuestra que la ergonomía en esos tiempos no tenía la importancia de ahora. El volante de 4 brazos, sin ser tan deportivo ni atractivo como el de los MK1, sobre todo el de la primera fase, sí es bonito. Para recordarnos que estamos en una versión deportiva, una franja roja atraviesa todo el tablero y parte del habitáculo. Y para seguir con la tradición y haciendo referencia al nombre del modelo, el pomo del cambio sigue teniendo el diseño de una pelota de golf. Sus asientos, por su parte, ofrecen un atractivo diseño tanto en sus formas como en el estampado de su tela, así como una excelente sujeción.

El GTI 16V MK2 fue el sueño de toda una generación.

Motor

Bajo el capó de esta versión deportiva del Golf encontramos un motor 4 cilindros DOCH de 1.781cc y 16 válvulas situado en posición transversal. Alimentado por una inyección Bosch K-Jetronic, este motor desarrolla una potencia de 139cv, cifra que se veía ligeramente disminuida en aquellas versiones catalizadas. Para la transmisión cuenta con una caja manual de 5 marchas y para los frenos, si bien en una primera fase montaba frenos de disco delante y frenos de tambor detrás, a partir de 1988-1989 ya empezó a montar frenos de disco en las 4 ruedas, lo que sin duda fue un gran avance en seguridad y en dinamismo al poder retardar la frenada un poco más en conducción deportiva. El peso total del vehículo se mantiene en 960 kg, justo por debajo de la tonelada de peso, algo impensable en los vehículos de hoy en día. Este detalle del poco peso, el carácter de su motor y su fiabilidad son tres de los puntos más destacados de este modelo.

El color rojo Tornado es el más icónico dentro de los colores del GTI.

Daniel, su propietario

Daniel es un joven bogotano apasionado de los carros y de las motos. Su pasión por la marca Volkswagen empezó gracias a un familiar que siempre tuvo Escarabajos. Él se dijo a sí mismo que su primer vehículo sería algún modelo de este mítico carro alemán tan popular en nuestro país.  Cuando salí de la universidad y empecé a trabajar me di a la búsqueda de un Golf GTI MK1. Duré un par de años durante los cuales vi varios: unos malos, otros peores, algunos que valían la pena, pero siempre con el común denominador de no tener la plata. En alguna ocasión apareció uno plateado que fui a ver con unos amigos, pero cuando conseguí una parte de la plata, ya lo habían vendido, nos comenta Daniel. Seguí en la búsqueda y no salía nada, aunque sí salió otra cosa: la plata. Había pedido un crédito en el banco y me lo dieron, ¡pero no tenía qué comprar! En esas había aparecido uno negro, pero cuando llamé, ya lo habían vendido. Y entonces, por cosas de la vida, volvió a aparecer el plateado. Lo había comprado el amigo de un amigo, con quien habían mandado traer todo, absolutamente todo, para restaurarlo y dejarlo perfecto. El “problema” es que sólo vendían todo el paquete: carro y repuestos, y a mí solo me alcanzaba, apenas, para el carro. Entonces lo convencí de venderme el carro con la condición de que le ayudara a vender lo que había traído, así que decidimos ir a hacerle el peritaje. Y menos mal, porque la revisión mostró que el motor (que por cierto no era el original sino un 1.8 de los última serie modelo 83) estaba para reparar. El dueño, muy honesto, me dijo que también era sorpresa para él y que por lo tanto no podía seguir pidiendo el mismo dinero, así que me pidió que lo pensara y lo llamara después para hacerle una oferta. Una vez en casa, Daniel lo pensó y llamó al vendedor para ofrecerle una suma a la baja, pero el destino quiso que este no contestara. Por cosas de la vida me dio por meterme a una página de internet de venta de carros, página que casi nunca visito, y me encontré con un Golf GTI 1982 que finalmente acabé comprando. Estamos hablando de finales del 2012 y así es como Daniel entró en el mundo Volkswagen.

Los rines BBS de 14″ y los parachoques más grandes le dan mucha personalidad.

Unos años más tarde, entró a escena el MK2. Daniel se movilizaba por la ciudad con una scooter Kymco Downtown 300 y decidió venderla para comprarse una Yamaha TDM 900. El día que iba a ver una que estaban vendiendo, apareció en internet un anuncio de un Golf GTI MK2 que él conocía. La primera vez que lo vi fue en el año 2013 y este no estaba en muy buen estado. Ese mismo MK2 lo compró un conocido y empezó a meterle plata. El carro entonces cambió de propietario y se fue a Medellín, donde siguieron consintiéndolo. Impulsivamente y porque tenía buena parte de la plata (por la venta de la Downtown y un crédito que había pedido), me dejé llevar e hice la negociación por teléfono con el dueño. Eran muchas “coincidencias” con mi MK1: ambos rojos, generaciones seguidas, placas par e impar, y lo que más me llamó la atención: era de los pocos 16V alemanes en el país. Lo curioso es que a mi estéticamente el MK2 nunca me había enamorado tanto, no le encontraba el encanto que sí le veía al MK1. Pero así no lo queramos o aceptemos a veces, la opinión de los demás tiene peso y los comentarios que oía sobre que el MK2 16V no se la ponía tan fácil a un BMW E30, por ejemplo, con todo y sus seis cilindros, pues no era algo para tomar tan a la ligera. Me decidí y lo fuimos a buscar a Medellín. Nos vinimos andando en él sin problema alguno, pero de a pocos fueron apareciendo los ‘pecados’ por no haber hecho lo posible para revisarlo a tiempo. En todo caso empezó un proyecto que pensé que estaba completo, pues ha tocado hacerle bastantes ajustes y cambios para poder dejarlo totalmente confiable y funcional, como ya casi está actualmente.

El comportamiento de este 16v MK2 es digno de todo un GTI.

En marcha

Para la toma de fotos de este artículo nos dimos cita con Daniel un domingo temprano por la mañana con el fin de evitar el pesado tráfico de aquellos que salen de la ciudad para pasar el día en familia. La fortuna estuvo de nuestro lado, ya que al llegar a su casa, tuvimos la sorpresa de saber que a la sesión de fotos nos acompañaría alguien muy especial, ni más ni menos que la primera generación del Golf GTI. Una vez decidimos quién iría con cuál, arrancamos. El GTI MK2 llegó primero con motor 1.8 de 8v y 112cv de potencia. Esta versión no tenía unas prestaciones muy brillantes aunque sí unos muy buenos bajos. El 8V era rápido, pero no tanto como se esperaba de un GTI. Además, en la época empezaron a llegar GTI de otras marcas, como el Peugeot 205 GTI, que amenazaban seriamente al modelo alemán. Volkswagen supo reaccionar a estas amenazas y a los comentarios de los seguidores del modelo y en 1986 sacó al mercado una versión con el mismo 1.8, pero con 16 válvulas y 139cv de potencia. Las prestaciones del modelo eran algo mejores, pero tampoco tanto. La diferencia entre ambos en el ejercicio de 0 a 100km/h era de medio segundo a favor del 16v. El 8v tiene una caja algo más cerrada que le permite tener unos buenos bajos, mientras que el 16v cuenta con una caja de relaciones algo más larga que le da un mejor comportamiento a altas velocidades. Eso sin duda hace que ambas versiones tengan un temperamento diferente, existiendo partidarios del 8v y/o del 16v. Centrándonos en la versión 16v que nos ocupa, en carreteras abiertas y autopistas es un carro muy veloz. Por carretera con algo más de curvas tocará que subamos el motor un poco más arriba en revoluciones, más o menos por encima de las 4.500 rpm. Una vez allí el motor responde con la fuerza enérgica que uno espera de un carro con el apellido GTI. Hablando con Daniel nos comenta que la experiencia de manejo es muy interesante, pero tristemente la dirección hidráulica me parece que le resta muchos puntos. Cuando se está yendo rápido no se siente el mismo aplomo que en el MK1 y es como si cualquier movimiento que se imprima sobre el volante vaya a desestabilizar el carro. Se siente muy ligero en ese sentido. La suspensión no es la original, tiene unos coilovers que me parece que tienen un buen desempeño: es lo suficientemente rígida para (en este sentido) sí sentirse aplomado cuando se va rápido sin necesidad de ser incómodamente rígido en ciudad. Comparándolo con el MK1 en general, ambos son muy parecidos en el sentido de que al entrar en curva se siente un subviraje que se convierte en sobreviraje al salir. A pesar de la potencia extra el MK2 también sigue siendo un carro muy fácil de controlar (lo sería aún más si tuviera dirección mecánica) y que se puede exigir sin ponerse en peligro. A su manera es muy divertido y sabe recompensar al conductor.

El doble faro y el borde rojo en la parrilla son dos detalles distintivos de los primeros GTI.

Queremos terminar hablando de su cotización. El Golf GTI 16V MK2 es un carro que nos gusta mucho y por la edad de las personas que formamos Retro, es un carro que sin duda nos hizo soñar en nuestra infancia cuando en nosotros justo crecía esa pasión tan grande que ahora tenemos por los carros. En su época era un carro costoso, apto para muy pocos. Con el paso del tiempo, su precio fue bajando y en los años 2000 lo daban casi regalado. Eso propició que o bien llegara a manos poco cuidadosas que no le prestaban toda la atención que se merecían o bien caían en las redes del tuning. Pero por suerte, ahora que ya forman parte de los famosos Youngtimer, han recuperado su valor y se están recuperando muchas unidades. En Europa los precios ya empiezan a rondar los 10.000€ o más para aquellas unidades que, como esta, están muy bien. Sin duda la subida de precios de los MK1 ha influido a ello, arrastrando también a los MK2. Con ello queremos decirles que si les gusta y quieren uno, no tarden mucho en decidirse, porque los precios seguirán subiendo algo más.

Mientras tomábamos las fotos del MK2 y analizabamos el modelo, muy cerca de nosotros, sin perderse ningún detalle, nos miraba el GTI MK1, seguramente reclamando una atención que prometemos darle en un futuro… Sigan atentos a RETRO.

Texto y fotos: J. Carapuig

FICHA TÉCNICA

Motor 4 cilindros en línea 16v, 1.781cc
Tracción Delantera
Caja de Cambios Manual 5v
Potencia Máxima 139 cv a 6.100 rpm
Par Máximo 168 Nm a 4.600 rpm
Frenos Discos
Dimensiones 3.985 x 1.680 x 1.405 mm
Depósito de gasolina 55 litros
Peso 960 kg
Peso/Potencia 6,90 Kg/Cv
Velocidad Máxima 208 Km/h
0 a 100 km/h 8,5 s

2 thoughts on “VW Golf GTI 16v MK2, la consagración del modelo

    1. Hola Leonardo, gracias por tu comentario. La unidad que aparece en el artículo montaba rines de 14″ y en varios de los catálogos de la época que hemos consultado, aparece como equipo de serie esa misma medida. Cuando hablamos de clásicos, siempre hay que tener en cuenta que según el país, algunos modelos podían venir con características de equipamiento o de acabados distintos. Ya nos ha pasado con otros artículos en los que hemos visto que acá a Colombia llegaban con algún equipamiento de serie que en otros países era un extra o viceversa. En este caso, los rines de 15″ formaban parte del equipo de serie en algunas versiones especiales más equipadas del GTI que algunos países añadieron a su catálogo, como por ejemplo la versión Golf GTI 16 S Match que se vendió en Francia, que sí llevaba los rines de 15″ que comentas. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *