Motos MOTUS Pruebas Pruebas motos

Royal Enfield Himalayan Euro4, aventura al alcance de todos

Después de probar la Classic 500 Euro4, nos subimos a lomos de la Himalayan, la moto más vendida de Royal Enfield y una de las motos offroad más populares en nuestro país. Un nombre evocador, un look muy personal, un gran desempeño y un precio imbatible, son sus características.

Su nombre proviene de la cordillera asiática de los Himalayas, donde se encuentra la montaña más alta del mundo, el Everest con sus 8.848m. Su nombre ya nos resulta muy evocador e inspira muchas aventuras a cualquier persona de cualquier parte del mundo. ¿Se imaginan que le hubieran puesto un nombre más nuestro? Algo así como “Royal Enfield Andenean” en referencia a los Andes. Ahí dejamos la idea ¿qué tal que este artículo llegue a las oficinas de la marca en la India y sabiendo que Colombia es un mercado importantísimo para la marca, decidan sacar un futuro modelo con este nombre? (Royal Enfield Colombia, si es el caso, les agradezco los royalties). En cualquier caso, el nombre de un vehículo es muy importante y el de Himalayan nos gusta mucho.

La Himalayan tiene un look muy atemporal

Estética

Estéticamente la moto genera comentarios contrapuestos. Hay quien la encuentra muy linda y hay otros que la ven horrible. Como tenemos que daros nuestra opinión, nosotros os diremos que nos posicionamos en la mitad. No la encontramos muy muy linda, pero tampoco la vemos para nada horrible. Lo que nos gusta es que tiene un look muy personal y eso es algo que a lo que hay que darle mucho valor en los tiempos que corren, donde hay motos de marcas diferencias que se parecen mucho. La Himalayan en cambio es única y tiene un diseño muy característico. Algunos dicen, siguiendo la filosofía de la marca, que tiene un look clásico. Sí es verdad que tiene un gran faro redondo y unos protectores plásticos en la horquilla entre otros detalles, pero nosotros le vemos un look bastante atemporal. Nos gusta mucho que se ve muy delgada y alta, algo bueno para una moto offroad como la Himalayan. El tanque sigue la misma tónica, es corto y alto, parecido al de las motos Enduro de los años 80 y 90, aunque con unas líneas más rectas. A diferencia de la 500 Classic que probamos, este si lleva cierre a llave. Nos gustan las protecciones laterales que lleva la moto, que son de serie y que incluyen una placa con el nombre de la marca, ya que el tanque sólo lleva un adhesivo vertical de delante hacia atrás en el que se puede leer Himalayan. Aparte de proteger en caso de caída, estas protecciones pueden servirnos para amarrar bolsas o incluso pequeños bidones de gasolina o agua. Nuestra unidad era negra, aunque también está disponible en color blanco y en un tono camuflaje bastante atractivo. El cuadro de mandos tiene también un diseño particular y está compuesto de 4 relojes. Si el resto de la gama de Royal carece de mucha información en sus relojes, aquí no nos podemos quejar. El reloj principal análogo es el velocímetro e incluye también una pantalla digital. En ella vemos la marcha engranada, la hora, la temperatura, el kilometraje total y los diferente kilometrajes parciales. A la derecha y más pequeño encontramos el cuentarrevoluciones con la línea roja marcada en las 6.500rpm. Justo debajo y unidos, están el nivel de gasolina y una brújula con pantalla digital. En la mitad de estos relojes hay varios testigos luminosos y dos botones que nos permiten poner a 0 los contadores y movernos por la diferente información que nos da el ordenador. El conjunto tiene un diseño atractivo y es muy legible. Frente a él encontramos una pantalla estrecha y alta que ayuda a dibujar esa silueta esbelta y alta de la moto que comentábamos antes. El asiento de la Himalayan nos gustó mucho. Cuando publicamos en Facebook que estábamos probando este modelo, un lector nos preguntó sobre su comodidad y otro le contestó por nosotros comentando que era un auténtico sofá. Después de probarla suscribimos esa impresión. Tanto el del piloto como el del pasajero tienen un mullido muy bueno y el acabado rugoso que tiene la tela que lo recubre hace que no nos deslicemos por él fácilmente. En la trasera encontramos un portaequipajes, que hace también las funciones de agarre para el pasajero, un pequeño guardabarros y las diferentes ópticas. Lo que sí mejoraríamos estéticamente es el escape. No lo vemos muy lindo y con el uso cambia a un color marrón muy desigual y nada atractivo. Terminamos este apartado comentando que este modelo es el Euro4 y ya viene entre otros con inyección y frenos ABS. Este modelos es fácilmente reconocible por los reflectantes naranjas que lleva en la horquilla delantera.

La comodidad del asiento es fantástica.

En Marcha

El clima está siendo bastante complicado estos días. El día que queríamos salir de ruta estuvo todo el tiempo lloviendo desde bien temprano por la mañana. Pospusimos la prueba al día después, y si bien también se levantó muy tapado, decidimos salir, eso sí, nos tocó cambiar la ruta que habíamos escogido, ya que contactamos a unos conocidos que íbamos a visitar y nos dijeron que no viniéramos porque estaba lloviendo mucho y había mucho barro. Así que salimos en dirección contraria, hacia donde veíamos que estaba más destapado. El primer tramo fue por ciudad y por la autopista norte, sorteando los baches que hay en la salida antes del peaje. Nos gustó mucho el confort que da su equipo de suspensiones y sus llantas de gran tamaño, que hacen que los agujeros que uno se encuentra, uno los atraviese casi sin darse cuenta y sin afectar a la trayectoria. Con ella no es necesario hacer cambios bruscos de dirección, que pueden ser muy peligrosos, sino que uno no debe tener miedo a atravesar cualquier hueco sin problemas. También en ciudad nos gustó su estrechez, que hace que pasemos por cualquier lugar estrecho sin problemas. Su altura hace que sus retrovisores también estén muy altos, por lo que no hay peligro de golpear los retrovisores de los otros vehículos.

La información del cuadro es muy completa e incluye hasta una brújula.

Pasado el peaje y con la llegada del buen asfalto, alcanzamos rápidamente la velocidad de crucero. No es una moto rápida, recordemos que tiene poco más de 20cv, pero si permite una velocidad media de 80 a 110 km/h cómodamente y sin pedirle mucho al motor. A la hora de rebasar, si circulamos por una carretera de montaña en la que los vehículos van a 50-60km/h, la Himalayan es capaz de hacer adelantamientos rápidos y seguros. Pero si la velocidad ya se acerca a los 80-90 km/h, toca pensar en que el espacio que vamos a necesitar para adelantar será mayor, y más si vamos cargado. En la Himalayan no hay que buscar aceleraciones fuertes ni una conducción muy deportiva y si buscan esto, mejor miren otras opciones, eso sí, más caras. La Himalayan es una moto ideal para conocer el país e incluso el continente. Su conducción relajada, gracias a una posición de conducción perfecta, hace que podamos disfrutar del espectacular paisaje que tenemos sin miedo a adentrarnos en cualquier carretera o pista. Para ello nuestra unidad de pruebas venía con llantas Pirelli MT 60, que según la marca italiana, están diseñadas para motos de enduro de altas prestaciones en su uso por carretera y fuera de ella. Aunque sus marcados surcos y el nombre de la llanta nos vienen a decir que son 60% offroad y 40% carretera. Durante nuestra prueba, que recordamos que se hizo parte del tiempo con lluvia, nos gustaron bastante y conociendo el espíritu de la moto en ambos terrenos, son ideales. Otra cosa sería si la moto tuviera más potencia y pudiéramos rodar más rápido por asfalto. Allí quizás podríamos encontrarle el límite más fácilmente. Otro detalle a resaltar es que es una moto que vibra menos que sus hermanas Classic. Si bien es cierto que sigue el mismo concepto, estamos hablando de un motor diferente y a cualquier velocidad no se siente tanta vibración como en la Classic 500 que probamos recientemente (ver prueba aquí). Por carretera, uno le saca todo el jugo por encima de las 3.000rpm. Por debajo, como todo monocilíndrico, se muestra un poco dormido y se siente fácilmente el traqueteo del motor pidiendo subir de revoluciones. Pasadas las 4.000 ofrece una buena repuesta, pero no ofrece la estirada de otras mono y es inútil intentar pasar de 6.000rpm porque en ese punto la moto ya ha dado lo mejor de sí (más o menos hasta las 5.000rpm). Sabiendo esto, ya sabemos por donde movernos y sólo nos queda disfrutar de su generoso par motor y del atractivo sonido del escape. Una vez hemos dejado la ciudad atrás vamos en busca de algún camino que nos permita conocer el espíritu aventurero de la Andenean…perdón, Himalayan. Diámetro de las llantas, protector de carter de serie, protectores del tanque, buen par motor….todo son buenos ingredientes para adentrarnos con garantías en cualquier trocha. En los primeros metros nos sorprende su facilidad de marcha. Uno se siente muy bien en ella, incluso si no es un experto en conducción offroad. Tanto sentado como sobre todo de pie, ofrece una posición muy cómoda y nada forzada que hace que podamos concentrarnos muy bien en el camino. La suspensión también ofrece un gran rendimiento y gracias al diseño del tanque y a la ubicación del manillar, nos podemos mover fácilmente adelante y atrás para buscar siempre la mejor tracción. Grata sorpresa la que hemos tenido con las excepcionales aptitudes de esta Himalayan. Sin duda una moto hecha para la aventura, y tal como dice la marca, para todos los caminos y para cuando no hay camino.

Las aptitudes Offroad de la Himalayan son muy buenas.

En un momento de la ruta nos encontramos con un tramo con bastante barro en subida y nos tocó dar media vuelta. Cosa que hizo con bastante facilidad si bien el ancho del camino no era muy grande. Una cosa que siempre nos ha causado curiosidad es el doble guardabarros delantero. Es verdad que el que está más arriba no es muy grande y que seguro que el otro que va justo encima de la llanta nos protege mejor, pero a este último le vemos un posible problema. Va situado muy pegado a la llanta, por lo que nos imaginamos que en zonas de mucho barro, este puede actuar de barrera. Nosotros no pudimos comprobarlo, pero creemos que debe ser así. En nuestra prueba offroad encontramos zonas encharcadas y con algo de barro, pero muy leve para corroborar lo que decimos. De todas formas hemos estado mirando muchas fotos en las redes y vemos que nadie lo quita, por lo que quizás estamos equivocados. En cambio lo que si podemos corroborar como un punto negativo de la moto es que el ABS no sea desconectable. Cualquier moto con ABS y con pretensiones de offroad debería poder contar con esta posibilidad. La seguridad que nos aporta el antibloqueo de los frenos en carretera asfaltada es indiscutible, pero fuera del asfalto este sistema lo que hace es retardar la frenada y eso en según que circunstancias puede ser peligroso. Lo que sí nos ha gustado es que venga con el caballete central de serie, lo que facilita el aparcamiento en zonas más estrechas. La pata lateral en cambio, deja la moto un poco vertical, lo que según el terreno donde la pongamos puede ir bien o puede ser más incómodo.

El motor de la Himalayan es un monocilíndrico de 411cc.

Cuando hablamos de la Himalayan, varios lectores nos han preguntado sobre la Himalayan 650. A día de hoy no podemos confirmar nada y desde la India nos llegan informaciones contrarias. Algunos dicen que sí va a llegar y otros que de momento no. Nosotros estamos dentro del primer grupo. Royal Enfield quiere diversificar al máximo su producto y ahora que han llegado las Twin, parece poco probable que la marca no utilice este motor para montarlo también en una hipotética Himalayan 650. Seguramente habría que retocar el motor un poco para adaptarlo a un uso más offroad, con un par motor más fuerte sacrificando algo de potencia en altas, pero sin duda sería una gran noticia para la gama Royal. Estos próximos meses serán cruciales para saber si se confirma este nuevo modelo, ya que las marcas están empezando a ultimar sus novedades para los salones de Intermot (Alemania) y EICMA (Italia), los más importantes del mundo.

Terminamos hablando del precio. Los $12.990.000 que vale, realmente no los vale, tendría que costar mucho más viendo lo que ofrece. Pero Royal Enfield, a parte de por buenas motos, se destaca por unos precios de venta imbatibles.

Nos gusta

– Aptitudes offroad

– Comodidad general

– Par motor.

Mejoraríamos

– Velocidad final.

– ABS no desconectable

– Falta de potencia.

FICHA TÉCNICA

Motor Monocilíndrico SOCH de 411cc
Caja de Cambios 5 marchas
Potencia Máxima 24,5 cv a 6.500 rpm
Par Máximo 32 Nm a 4.250 rpm
Llanta delantera 90/90 – R21” Pirelli MT 60
Llanta trasera 120/90 – R17” Pirelli MT 60
Freno delantero 1 disco de 300 mm, 2 pistones y ABS
Freno trasero 1 Disco de 240mm de 1 pistón y ABS
Altura del Sillín 800 mm
Depósito de gasolina 15 litros
Peso 191 Kg
Velocidad Máxima – km/h
0 a 100km/h
Precio $12.990.000

One thought on “Royal Enfield Himalayan Euro4, aventura al alcance de todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *