Motos MOTUS Pruebas Pruebas motos

Royal Enfield TBX 350 o como debería ser una neoretro

Poco a poco vamos completando las pruebas a todo el portafolio que tiene Royal Enfield en el país. Tras la prueba de la Classic 500 (leer la prueba acá) y de la Himalayan (leer la prueba acá), ahora le toca el turno a la TBX 350, la más reciente novedad.

La TBX es una moto que llegó al país hace unos meses…sin embargo hay que decir que no es una moto totalmente nueva. ¿Se acuerdan de la Rumbler? Fue una moto que no tuvo aquí un gran éxito comercial y por eso la marca en Colombia aprovechó la presentación de la variante TBX para sustituirla por esta. La antigua Rumbler, que sigue vendiéndose en la India bajo el nombre de Thunderbird (nombre que en Europa es de uso exclusivo de Triumph), es una moto con un manillar alto tipo custom y con la versión X, la marca quiso darle un toque más juvenil y moderno al modelo. El resultado final es sin duda lo más destacable de esta moto. Si bien su imagen general sigue siendo el de una moto clásica, la han dotado de varios detalles que la hacen más moderna y deportiva, creando una armonía entre lo clásico y lo moderno, muy interesante.

La TBX 350 es la única Royal en usar rines de aleación.

Estética

El faro delantero de tipo “ojo de ángel” es uno de los primeros detalles modernos que se le ha aplicado a la Thunderbird con el fin de que esta atraiga a un público más joven. Otro detalle serían las partes negras que han sustituido a las partes cromadas de la Rumbler y que crean un atractivo contraste con los dos colores disponibles para la carrocería, rojo o blanco. El cuadro de relojes está compuesto por un velocímetro y por un cuentarrevoluciones que si bien mantiene el look clásico, si cuenta con un diseño algo más moderno en su serigrafía. El velocímetro cuenta con una pantalla digital que ofrece valiosa información, como por ejemplo el nivel de gasolina, algo que por ejemplo no ofrecen sus hermanas Classic. El fondo de los relojes es negro y ambos vienen con un cerco decorativo cromado. El tono negro lo encontramos también en el motor, salvo en algunas partes acabadas en gris, lo que crea un contraste muy atractivo. El conjunto del depósito en forma de lágrima y del sillín, también nos gusta mucho y denotan bastante calidad en su acabado, sobre todo en el sillín. Este viene con unas costuras color carrocería y ofrece la misma comodidad que uno se puede imaginar al ver su diseño, mullido y amplitud. La óptica trasera LED tiene 5 franjas verticales que se iluminan y hacen que la TBX sea fácilmente reconocible vista desde atrás. Los intermitentes tanto delanteros como traseros tienen en cambio un diseño más normal. Pasa lo mismo con el escape, totalmente negro pero sin mucho atractivo en su diseño. Otro punto diferenciador de la TBX, pero esta vez con todas sus hermanas, es el hecho de que es el único modelo de la marca que usa rines de aleación y no de radios. Gracias a ello la TBX puede usar llantas sellomatic. En esos rines destacamos el cerco rojo que da toda la vuelta y que le da un toque deportivo a la moto. Parece un detalle pequeño, pero visualmente se nota mucho. En cuanto a equipamiento, al ser de los últimos modelos en llegar al país, cuenta ya con ABS de doble canal, algo que agradecemos mucho en términos de seguridad.

La posición del manillar y de los reposapiés ofrecen una posición de manejo muy buena.

Uno de los puntos destacables en su manejo es la posición de conducción. Realmente la TBX es una moto muy cómoda, algo que parece ser una premisa en la marca, ya que la Classic y sobre todo la Himalayan, nos parecieron hiper confortables. El diseño del manillar y la ubicación de los reposapiés y el sillín, forman un triangulo que propicia una posición de manejo muy relajada y natural. El tanque como ya hemos dicho tiene un bonito diseño y sentados tras él da una impresión muy agradable de estar conduciendo una moto grande.

Motor y parte ciclo

Si bien Royal Enfield presentó la TBX en versión 350 y 500cc, a Colombia sólo nos ha llegado la versión 350. Desconocemos el porqué, pero es una decisión que seguramente responde a alguna razón, seguramente comercial. Quizás pensaron que tratándose de una moto más juvenil, la mayor parte de las ventas serían para la 350 por su menor precio. En cualquier caso, la moto se está vendiendo bien y si bien no se ven tanto como sus hermanas Classic o Himalayan, si se ven fácilmente por las calles y en las reuniones que organiza la marca. Aunque a nosotros nos hubiera gustado ver también la versión 500 en el mercado. Seguramente también hubiera encontrado su público, sabiendo que esta versión en la Classic es más solicitada que la 350. Pero bueno, la llegada de la TBX 500 al país podría producirse en cualquier momento. Tocará esperar y ver cuáles son los planes del importador de cara al 2020.

Un motor típicamente Royal: Poca potencia pero mucho par motor.

A la TBX 350 la mueve un motor monocilíndrico refrigerado por aire de 346cc que desarrolla una potencia máxima de 19,8cv. Nuevamente y como es habitual en la marca, sus motores destacan por su buen par motor, que en esta TBX alcanza los 28Nm a 4.000rpm. Para la alimentación cuenta con un carburador, ya que la inyección es de momento de uso exclusivo para los motores EFI Euro4 de 500cc. La transmisión por su parte es de 5 marchas y queremos destacar que de serie viene con un pedal de cambios doble. Esto que es algo muy habitual en las motos custom, nos permite cambiar de marchas tanto con la punta del zapato como con el talón. Para insertar la primera y para reducir marchas usaremos la punta y para subir de marchas, podremos hacerlo con el tacón, si bien podremos seguir subiendo marchas con el empeine. La opción de hacerlo con el talón nos parece muy útil con el fin de no dañar y/o ensuciar el calzado que llevemos.

La parte ciclo por su parte y al igual que el resto de la moto, es muy simple, lo que nos aporta robustez y pocas complicaciones. Delante lleva una suspensión telescópica de 41mm y 130mm de recorrido. En la trasera monta un doble amortiguador de resortes de gas con 5 ajustes de precarga y un recorrido de 80mm.  Para el equipo de frenos cuenta con un disco de dos pistones y 280mm delante y con un disco de un pistón y 240mm atrás. Si hablamos de medidas, el tanque ofrece unos muy buenos 20 litros de capacidad, que unidos a una buena economía de combustible, hace que la TBX nos brinde largos trayectos antes de pasar por la bomba. El peso total de la moto está en 195kg. Es una cifra alta, pero hay que tener en cuenta que las Royal usan muchas partes en metal y no en plástico como la mayoría de marcas.

Clásica y moderna a la vez.

En marcha

A la hora de ir a iniciar un nuevo día de aventuras con nuestra TBX 350, esta nos pide que tiremos de choque para que esta se ponga en marcha y empiece a calentarse. Tal como hacíamos o hacemos con nuestros carros y/o motos clásicas. Eso es necesario durante apenas unos minutos, el tiempo de ponerse el caso, los guantes y llegar al primer semáforo. A partir de ahí  podremos quitarlo y disfrutar de una moto muy cómoda en ciudad, tanto por su posición de manejo como por el mullido de su asiento. Los pedales del freno y del cambio están en una posición bastante centrada, lo que hace que mantengamos un ángulo recto en nuestras piernas. Y gracias al tamaño y a la altura del manillar, conseguimos también una posición bien erguida. Todo esto se traduce en unos desplazamientos tanto por ciudad como por carretera, muy cómodos.

Los primeros kilómetros con ella los aprovechamos para conocer el motor, su respuesta, su mejor rango de revoluciones, su cambio,… y tras movernos por la ciudad durante un buen rato, conseguimos hacernos con ella y comprenderla totalmente. Las Royal Enfield no son motos que se destaquen por su potencia, por lo que uno al ver su cilindrada de 350cc, no tiene que esperar prestaciones que nos darían otro tipo de motos con esta cilindrada. De hecho en los semáforos, su arrancada es siempre más suave que la mayoría del resto de motos que nos rodean, aún siendo estas de menor cilindrada. Pero esto se explica simplemente por el carácter de su motor. Las 175 o 200cc que inundan las calles son motos cuyo motor trabaja a toda todo el tiempo, por encima de las 6.000rpm, con lo que son motos que van mucho más forzadas. En cambio la Royal es una moto más tranquila que centra más su fuerza en el par motor que no en la aceleración o la velocidad máxima. Por ello las Royal son motos muy agradecidas en rutas largas y en las pendientes que inundan nuestro territorio, ya sea cargados con equipaje o a dúo. En esta parte del juego su rendimiento será mucho mayor. Y de esto uno se da cuenta nada más circular unos kilómetros con ella. Es una moto que se mueve bien entre las 3.000rpm y las 4.500 rpm, entregando dentro de este rango, todo su par motor. Eso la diferencia de otras motos que para conseguir su máxima fuerza de par, se mueven por un rango de revoluciones mucho mayor. Sin ir más lejos, una de las más populares 200 del mercado, su par motor de 18,6Nm lo consigue a 8.000rpm, mientras que la TBX 350 entrega 28Nm a tan sólo 4.000rpm. Claramente la fuerza es muy superior en la Royal y se alcanza a muchas menos revoluciones. Es por eso que la moto sube tan bien y es capaz de cargar con dos personas y con equipaje, y apenas resentirse en su rendimiento. Sorprende también que circulando dentro de este rango de revoluciones antes citado, la moto vibre muy poco para tratarse de una monocilíndrica. Las vibraciones sólo son molestas cuando revolucionamos mucho la moto, cosa que una se da cuenta que no sirve de nada, ya que la moto por su temperamento, no estira mucho. Si hablamos de velocidad, la TBX se mueve sobradamente dentro de los límites legales en carreteras. En vías más rápidas, su velocidad punta no es su punto fuerte, perjudicada no sólo por el carácter del motor, sino también por su peso de casi 200kg. En cuanto a recuperaciones, si bien es discreta, también nos gustó que a ritmo tranquilo recupera sin traqueteos incómodos que obliguen a reducir una marcha. Aunque en los adelantamientos, echaremos en falta algo más de recuperación para reducir esta delicada maniobra a la menor cantidad de metros y segundos posibles.

La comodidad de la TBX 350 está asegurada por este fantástico sillín.

Respecto a lo que un lector nos comentaba mediante nuestras redes, tenemos que decir que la TBX 350 cuida igual de bien tanto al conductor como al pasajero. Ambos copian casi la misma posición sobre la moto, ya que los reposapiés del pasajero también están situados muy abajo, a diferencia de otras motos que obligan a tomar una posición más forzada a nuestro acompañante. El mullido y el grosor del asiento también pasaron la prueba satisfactoriamente. Igualmente el carácter tranquilo de la moto hace que el pasajero no tenga que estar sufriendo cambios bruscos de velocidad. Aunque si lo que deseamos es viajar mucho con pasajero, sería bueno un respaldo o un baúl trasero en el que se pueda apoyar e ir más relajado. En este segundo caso quizás dañaríamos un poco la estética de la moto, pero toca valorar que queremos, si ir solos o bien acompañados. Para el chasis nos encontramos lo mismo que con la Classic 500. La TBX 350 es una moto robusta que incluso se atreve a circular por caminos sin sufrir. Sus suspensiones absorben muy bien tanto los desperfectos de las vías urbanas como los de las vías destapadas. Con ella no nos da miedo nada y en cualquier circunstancia se mueve con garantías. Sólo algunos partes como los intermitentes o la sujeción de los relojes del cuadro nos parecen mejorables. La vibración de la moto hacen que los primeros, sobre todo los de atrás, se desplacen un poco hacia abajo. En los relojes, la vibración hace que estos vibren mucho, perdiendo parte de su legibilidad. Para la frenada, el tacto nos ha gustado y el hecho de saber que tenemos ABS y que en caso de emergencia podemos presionar ambos frenos sin contemplaciones, nos aporta mucha seguridad.

Con la presentación de la TBX, Royal Enfield nos deja claro que la marca aspira a llegar a nuevos clientes. Con las Twin hicieron lo mismo y con los posibles nuevos modelos que parece que están por llegar, pasará igual. Royal ya no es aquella marca que sólo ofrecía motos clásicas, sino que ahora es una marca, que siguiendo su filosofía e historia, busca abrirse camino con otros perfiles de usuarios.

Las próximas en pasar por nuestro análisis serán las nuevas Twin. La marca nos las ha prometido para el mes de septiembre, justo después del “REunion” que se celebrará del 30 de Agosto al 1 de septiembre en Montenegro (Quindío). Sin embargo, para ir abriendo boca, podeís leer en este artículo nuestras primeras impresiones con ellas.

Texto y fotos: J. Carapuig

Nos gusta

– Estética retromoderna

– Comodidad general (posición de conducción, sillín,…)

– Economía de combustible y autonomía

Mejoraríamos

– Potencia del motor

– Ausencia de la versión 500

– Calidad de algunos materiales

FICHA TÉCNICA

Motor Monocilíndrico refrigerado por agua de 346cc
Caja de Cambios 5 marchas
Potencia Máxima 19,8 cv a 5.250 rpm
Par Máximo 28 Nm a 4.000 rpm
Llanta delantera 90/90-19” MRF Zapper (Sellomatic)
Llanta trasera 120/80-18” MRF Zapper (Sellomatic)
Freno delantero 1 disco de 280 mm, 2 pistones y ABS
Freno trasero 1 Disco de 240mm de 1 pistón y ABS
Altura del Sillín – mm
Depósito de gasolina 20 litros
Peso 195 Kg
Velocidad Máxima – km/h
0 a 100km/h
Precio $11.990.000

3 thoughts on “Royal Enfield TBX 350 o como debería ser una neoretro

    1. Hola Erwin, muchas gracias por tu pregunta. Más que nada nos referimos por ejemplo a partes como los intermitentes o el escape, que ni estéticamente ni por los materiales utilizados o fijaciones, están al nivel del resto de la moto. Estos elementos no están por ejemplo a la altura de otros elementos de la moto que gozan de una calidad y acabados muy buenos (asiento, tanque, partes del motor,…). En cualquier caso es un defecto menor, ya que si por algo destacan las Royal Enfield es por su buenísima relación calidad/precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *