MOTUS Pruebas Pruebas motos

BMW F 900 R, toma de contacto exprés

En febrero de este año llegaron a Colombia las nuevas BMW Motorrad F 900 XR y F 900 R, pero debido a la llegada de la pandemia, su estreno quedó un poco ensombrecido. A finales de febrero tuve el placer de probar el modelo F 900 XR (leer prueba acá), pero cuando me disponía a probar la F 900 R, obligaciones comerciales de la marca y posteriormente el Covid-19, me dejaron con las ganas de probarla como se merece. Sin embargo, antes del confinamiento pude disponer de ella durante un par de horas, apenas para obtener unas muy buenas primeras impresiones y tomar algunas fotos.

Históricamente BMW Motorrad es una marca que no arriesga en sus diseños, al menos, no como otras marcas. Todos la hemos visto siempre como una marca conservadora en términos de estética, pero esto parece estar cambiando. Los nuevos modelos F 900, tanto en su versión XR como R, nos traen una estética agresiva que nunca antes se había visto en la marca. Un servidor, siendo un apasionado de la marca y de sus modelos históricos, no lo ve como una herejía, sino como un paso importante de la marca hacia un nuevo público y hacia una nueva era. Un claro ejemplo de ello es la F 900 R, una moto que nos ha sorprendido gratamente por su nueva estética. Este modelo es la evolución de la F 800 R, un modelo que apareció en el 2009 y que se convirtió en la naked de entrada al mundo BMW Motorrad. Su motor 800 bicilíndrico provenía de su hermana F 800 GS y compartía con ella su doble faro asimétrico tan característico. El diseño de este modelo era típicamente BMW Motorrad, típicamente alemán y por ello huía claramente de los modelos japoneses más agresivos o de los diseños italianos más trabajados. Era una moto más discreta, pero con una fuerte personalidad que se veía incrementada gracias al sonido bóxer que los ingenieros lograron sacarle a su motor twin en paralelo. Su precio fue otro de sus atractivos y las ventas fueron realmente buenas en esta primera etapa del modelo. En el 2015 llegó una actualización del modelo y debido al cambio en el faro frontal y a su diseño en general, su estética perdió algo de personalidad. Las ventas se resintieron bastante y el modelo pedía un recambio a gritos. Este recambio llegó con la esperada presentación de la nueva F 900 R en el 2019, un modelo que presenta una clara evolución tanto en diseño como en prestaciones.

Si la comparamos con la primera F 800 R, el nuevo modelo no tiene un diseño tan personal, lo que le resta originalidad. Pero sí tiene un diseño que busca llamar la atención de aquellos compradores que quizás no tenían anteriormente en mente la compra de una naked BMW. La F 900 R ha ganado claramente en agresividad, en deportividad y en modernidad, características muy valoradas en el segmento de las motos naked. Ahora el nuevo modelo está hecho para gustar a un público mayor y no sólo a aquellos que son apasionados por la marca. En términos generales destaco su nueva óptica delantera LED, su horquilla invertida dorada, todas las piezas de la carrocería, con muchas aristas que transpiran mucha deportividad, y su nueva cola de escape doble y muy moderna. Y como toda BMW Motorrad, destacar la sensación de calidad que transmite se mire por donde se mire. Y en cuanto a detalles, me gustó su colín trasero plástico, que tapa el asiento del acompañante cuando vamos solos y que le da una mayor deportividad, y su pantalla TFT que muestra toda la información necesaria de una forma muy clara y atractiva. A partir de aquí, poca cosa más puedo decir, ya que mi prueba dinámica fue muy corta y sólo en tramo urbano. La posición me pareció más deportiva que su predecesora, con una inclinación del cuerpo más hacia delante y por unos reposapiés algo más retrasados, pero sin llegar a ser una posición muy radical que haga muy pesados los trayectos citadinos diarios. La altura al piso del sillín de 815mm tampoco pondrá en problemas a nadie. En cuanto a la respuesta del motor, con su incremento de potencia (de 90cv a 105cv), me gustó mucho, ya que empuja de forma contundente.

En definitiva tengo que decir que la F 900 R me impactó más que la F 900 XR, sobre todo por diseño. Y eso es curioso, porque por mi estilo de disfrutar del motociclismo, la XR, por posición de conducción y por ser una moto más Touring, se adapta más a mis gustos. Seguramente sea porque meses antes tuve la ocasión de (volver) a probar una de las últimas F 800 R y encontré en el poco tiempo que vi y manejé la F 900 R, que el cambio o la evolución había sido gigante. Sin duda este nuevo modelo conseguirá unas buenas cifras de ventas y eso pese a que su precio pueda ser algo superior. Pero hay que tener en cuenta que el equipamiento tecnológico del nuevo modelo también está a años luz de su antecesora. El modelo arranca en los $49.990.000, pero existe una versión Dynamic más equipada por $54.990.000.

Espero próximamente ofreceros una prueba más completa, con mis impresiones dinámicas. Pero por el momento, aunque ya podamos salir libremente, tocará esperar, ya que en mi día a día actual voy muy justo de tiempo (los que tienen hijos pequeños me comprenderán). Tengo varias motos esperando y ojalá todo vuelva a la normalidad para comenzar de nuevo con las pruebas.

Texto y fotos: J. Carapuig

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *