Motos MOTUS Pruebas Pruebas motos

Royal Enfield Interceptor 650, ¿Por qué me ha gustado tanto?

Más de un año, más de 365 días…esta ha sido la dura espera que me ha tocado vivir para probar finalmente como se debe una de las dos Twin de Royal Enfield. Y eso que curiosamente, fui uno de los dos primeras personas de prensa que probó la moto cuando se hizo la primera toma de contacto en Colombia (leer articulo acá). En agosto del año pasado la marca me comentó que en septiembre del 2019 tendría disponible la moto, pero finalmente la moto se sacó de prueba y me quedé con las ganas. A finales de año volvieron a tener una unidad de prueba, pero me tocó esperar a principios de año para coger turno de nuevo. La persona que la tuvo antes que yo, se la llevó de viaje al Perú y le gustó tanto la moto que al regreso decidió comprarse esa unidad, haciendo que la marca nuevamente se quedara sin unidad de prueba. Me tocó entonces volver a esperar a que matricularan otra unidad…pero luego llegó el Covid-19. A principios de septiembre de este año, volví a contactar con Royal Enfield Colombia y finalmente pude disponer de una Interceptor 650 durante una semana. Por lo tanto, en este artículo, a diferencia de los otros que he publicado hasta la fecha, hablaré de una moto que ya lleva un tiempo en el mercado y hablaré de una forma algo diferente. No me entrentendré en los datos técnicos, no me detendré en los detalles,…sino que hablaré desde mi situación personal. Alguién quién tiene pensado comprarse una moto en un futuro más o menos próximo y tiene entre sus candidatas a la Interceptor 650. Por ello, quiero hablar de esta Royal no desde el punto de vista con el que hago la mayoría de pruebas, sino como el de una persona que descubre y prueba un modelo que quiere comprarse.

Los escapes a cada lado apuntando hacia arriba le dan un toque muy deportivo.

Un nuevo camino para Royal Enfield

Hasta la llegada de las Twin 650, la marca RE sólo contaba con modelos monocilíndricos en su portafolio, pero la llegada al mercado norteamericano de la marca y la voluntad de incrementar su presencia en Europa, hicieron que los directivos se planteasen la idea de ofrecer modelos más potentes que se adaptaran al tipo de vías y uso de esos países. Los modelos Classic o Himalayan son modelos que si bien en países como la India o Colombia (2 países con una geografía muy parecida) rinden muy bien por su buen par motor y su dureza, en USA y en Europa se quedan algo cortas en potencia para circular por las vías y autopistas. Así que con las nuevas Twin Interceptor y Continental GT, han logrado llenar un hueco importante y ambos modelos han sido un gran éxito de ventas en todos los mercados a los que han llegado. Gracias a ello, la marca tiene previsto en los próximos años, aprovechar la base del motor Twin de 650cc para sacar nuevos modelos. El primero de ellos será una versión Custom, pero se habla de que en un futuro próximo también podrían llegar una Himalayan 650 (aunque se dice que podría adoptar otro nombre), un modelo Scrambler, etc… La verdad es que nos esperan buenas e interesantes novedades y no sólo para los modelos Twin, sino que seguro que también en los modelos monocilíndricos. Recordemos por ejemplo que el modelo Classic 500 dejará de venderse en muchos países debido a que su motor no cumple con la normativa Euro5, por lo que seguro que la marca ya está trabajando en un nuevo modelo sustituto. De momento, ya ha presentado el nuevo modelo Meteor 350.

El nuevo motor bicilíndrico es muy suave y ofrece unas prestaciones acordes al estilo de manejo de la moto.

Clásica al 100%

La belleza de esta Interceptor 650 está fuera de toda duda. Recientemente la prestigiosa revista MCN la escogió como la mejor moto de estilo retro del mercado, un gran reconocimiento que también consiguió el año pasado. Las Twin de Royal Enfield son motos con una estética 100% clásica, a diferencia de otros modelos que mezclan estética clásica con estética moderna. En la Interceptor todo nos recuerda a una moto de hace 50 años o más. Faro redondo, tanque metálico, asiento largo y plano, motor a la vista con su cilindro con aletas de refrigeración, escapes a ambos lados, piloto trasero de estilo retro,… todo está presente y con unos acabados muy buenos. La unidad que tuve de prueba era de color naranja (orange crush), un tono muy llamativo y poco visto que resalta aún más el modelo. Cada vez que la aparcaba, era inevitable echar la mirada atrás para observar esta belleza de moto. Y no sólo yo, también el resto de personas cercanas.

Normalmente se dice que cuando aparece un nuevo modelo al mercado y este estrena un nuevo motor, lo mejor es dejar pasar unos meses antes de comprar esa moto. Más que nada porque así se evitan los problemas de juventud del modelo. Problemas que si los hay, la marca va solucionando sobre la marcha. En cuanto a las Twin de Royal Enfield, hasta el momento no he escuchado ningún problema al respecto, al contrario, como ya llevan un tiempo en el mercado, ya están apareciendo artículos y opiniones de propietarios en los que se habla de la buena fiabilidad que tienen. Realmente no es de extrañar, ya que la marca, por la filosofía de sus motos, utiliza unas mecánicas simples, sin buscar innovaciones técnicas que puedan restar fiabilidad al modelo. Eso es bueno, porque la imagen que siempre tiene uno de Royal Enfield es la de unas motos robustas, duraderas y que no dan problemas. Ese sin duda parece ser el caso de las Twin. Buen punto para ellas. Y es que según la marca, cada Twin finalizada es sometida a un intensivo proceso de revisión antes de abandonar la cadena de montaje. Otro punto que también parece estar asegurado es el de que con el tiempo la moto envejezca bien. Algunas motos de hoy en día que abusan de los plásticos, tienden a envejecer mal, pero en cambio, una moto como la Interceptor, al usar materiales como el hierro, los cromados, etc… me da que pensar que será una moto que de aquí a 5 años, 10 años,… si se cuida bien, se verá igual de bien que el primer día.

Estéticamente la Interceptor es tremendamente atractiva, imposible no girarse al menos una vez cuando la dejamos parqueada.

Precio irresistible

Uno de sus puntos fuertes sin duda es el precio. Recuerdo cuando la marca nos presentó esta moto en Bogotá y tras la explicación de sus características, nos dieron el precio. Fue impagable la cara de sorpresa que hicimos todos los allí presentes. ¿Una 650cc, bicilíndrica, linda,…por menos de 20 millones de pesos? ¿Cómo es eso posible? Realmente es una moto que en este apartado saca los colores a cualquier otra moto similar. Algunas de ellas cuestan mínimo el doble. Uno puede pensar que en algún lugar debe estar esta diferencia de precio, pero yo personalmente, tras convivir con la Interceptor durante una semana, no he sido capaz de encontrarla. Casi todo lo que uno ve en ella, es lo que parece. Uno apenas encuentra componentes que parezcan lo que no son, como sí pasa en otras motos. Un ejemplo, los cromados son cromados, … Así que a mi me costó encontrar un punto de la moto donde claramente dijera “aquí Royal Enfield ha ido a ahorrar para ofrecer un precio final bajo”. Es que incluso en el apartado de las llantas, donde muchos fabricantes aprovechan para reducir gastos montando marcas poco conocidas, esta Royal se destaca, usando unas Pirelli, las mismas que por ejemplo utiliza Triumph en algunas de sus Bonneville. El único punto que quizás se puede criticar a este modelo, es la frenada trasera. La delantera, firmada por ByBre (By Brembo) es dosificable y frena bien para una moto de la filosofía tranquila de la Interceptor. Pero la frenada trasera es bastante justa. Un servidor lo notó rápidamente porque por mi forma de conducir, uso mucho el freno trasero. Tanto en frenadas suaves en las que uno va circulando a ritmo tranquilo, como en las frenadas más fuertes en las que uno utiliza el freno trasero además del delantero para equilibrar un poco la moto. En ambos casos la frenada trasera se nota bastante justa. Aquellos conductores que utilicen mucho más el freno delantero, quizás no lo notarán tanto, pero yo sí lo noté.

Gracias a Daniel por prestarse de modelo manejando la Interceptor 650.

En marcha

Su motor sorprende por sus prestaciones. Sobre el papel sus cifras no son espectaculares en potencia y par motor, pero tampoco es un tipo de moto que busque sorprender en este aspecto. Una vez en marcha realmente parece entregar mucho más de lo que se proclama en la ficha técnica. Teniendo en cuenta que la Interceptor puede ser para muchos la primera moto de media o gran cilindrada (según se mire), y que otros muchos seguro vendrán de los modelos monocilíndricos de Royal Enfield, la potencia sin duda no les defraudará en absoluto. Al ritmo que se le supone esta moto, siempre encontramos una buena respuesta al acelerador para adelantar o para salir de una curva. El par motor lo entrega en el rango de revoluciones en el cual nos movemos normalmente con esta moto, por lo que la respuesta siempre es buena cuando la necesitamos. Y todo acompañado por un sonido del motor que incrementa nuestro placer de manejo. Este sonido viene de sus escapes, uno a cada lado, dirigidos hacia arriba, lo que le da mucha deportividad al modelo. Se agradece ver escapes a cada lado de la moto, algo que hace tiempo es rara avis en el mundo de la moto actual. También se agradece la suavidad de marcha de la moto. Eso la diferencia mucho de sus hermanas pequeñas. El tacto del embrague suave, el cambio,…todo en general nos dice que estamos ante una moto mucho más agradable para el uso diario y mucho más moderna. Su posicion de manejo también es buena, haciendo que adoptemos una posición relajada y perfecta para el tipo de rodar que ofrece esta moto. En cuanto al chasis, la familia Twin tiene una distancia entre ejes contenida, lo que la hace ágil en ciudad y en carreteras no tan rápidas. En cuanto a suspensiones, estás son algo blandas, ideales para circular por encima de nuestras irregulares calles, aunque en carretera una suspensión algo más firme mejoraría su comportamiento aún más. De hecho he leído que muchos usuarios la sustituyen por una de mejor comportamiento. 

La hermana Continental GT ofrece una estética y posición de manejo mucho más deportiva.

Las Royal Enfield Twins son muy diferentes a sus hermanas pequeñas (Classic y Bullet). Estas últimas son motos claramente clásicas en las que uno tiene que aprender a convivir con las vibraciones. Personalmente es algo que me gusta, pero puedo entender que haya gente que si bien le guste el look clásico de estas, no le guste tanto su vibración. Para este tipo de cliente, es que llegaron las Twin, motos con una estética 100% clásicas, pero con un comportamiento más «moderno», exento de vibraciones, de durezas en el embrague, etc… Lo único que le hecho en falta al modelo, es la posibilidad de personalización, bastante limitada.  En la industria paralela existen muchos accesorios y partes para personalizar el modelo (escapes, Kit 850cc, …), pero es raro que la marca no ofrezca más posibilidades propias. Por citar un ejemplo, la marca Triumph en sus modelos Bonneville, Street Twin,… ofrece más de cien partes y accesorios para vestir la moto a tu gusto. En cambio en Royal Enfield esta posibilidad está muy limitada y es algo que la propia marca debería replantearse, ya que se le está escapando bastante dinero por ahí. Parece ser que esto será algo que mejorará próximamente, ya que con la llegada de la nueva Meteor 350, la marca ha presentado unas mayores posibilidades.

Llega el día de devolverla y es en este momento que entiendo por qué aquella persona que se la llevó de viaje hasta el Perú, luego no la quiso devolver y acabó comprándola. Las Twin de Royal son muy buenas motos y no es el primer probador o periodista que tras probarlas se queda con alguna de ellas. En España hay un periodista muy conocido que también cayó en las garras de esta gran moto. ¿Seré yo el siguiente?

Texto y fotos: J. Carapuig

Me ha gustado:

– Estética

– Precio imbatible

– Comportamiento general

Mejoraría:

– Frenada trasera

– Equipo de suspensiones

– Pocas opciones de personalización por parte de la marca

FICHA TÉCNICA

Motor Bicilíndrico en paralelo de 648cc
Caja de Cambios 6 marchas
Potencia Máxima 47 cv a 7.250 rpm
Par Máximo 52 Nm a 5.250 rpm
Llanta delantera 100/90 R 18 Pirelli Phantom Sportcomp
Llanta trasera 130/70 R 18 Pirelli Phantom Sportcomp
Freno delantero Disco flotante, 320 mm ByBre
Freno trasero Disco flotante, 240 mm ByBre
Altura del Sillín 804 mm
Depósito de gasolina 13,7 litros
Peso 202 Kg
Velocidad Máxima
0 a 100km/h
Precio $ 19.990.000

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *