Motos MOTUS Pruebas Pruebas motos

Royal Enfield Classic 500 Euro4, la amiga fiel

Con esta prueba empezamos nuestra colaboración con Royal Enfield, una marca con mucha presencia en el pais y de la cuál os iremos mostrando todo su portafolio próximamente en diferentes pruebas.

El día antes de recoger la Royal Enfield, estuvimos en la presentación de la nueva revista “Vasarely” del Club Clásicos Renault Colombia. Allí, entre varios clásicos de la marca, estaba el R4, un modelo que tal como comentaron los miembros del club, parecía haber estado diseñado especialmente para Colombia. Tras hacer la prueba de la Classic 500, nosotros tenemos la misma sensación con ella, parece una moto hecha pensando en nuestro país. Es una moto robusta, con un motor fiable y sencillo que facilita el desvare en cualquier parte, con mucho torque para pasar por caminos y subidas difíciles y llevar encima todo lo que uno quiera. Es claramente, y usando el califacativo cariñoso con el que se conoce al R4, nuestra “amiga fiel” en cualquier trayecto o viaje que realicemos. Pero si lo pensamos bien, el país de origen actual de la Classic, la India, tiene muchas similitudes con Colombia. Tiene grandes ciudades con un tráfico importante, muchas carreteras de montaña, mucha variedad de altura, asfalto inexistente en muchas zonas, etc… por lo que en parte sí es cierto que está hecha para una geografía como la nuestra y de ahí su éxito.

Sin embargo, las Royal Enfield monocilíndricas son motos especiales y quien las quiera comprar, tiene que saber qué compra. Mucha gente, por su precio atractivo, las ve como un modelo aspiracional, como un modelo con el que dejar atrás su moto 125, 175 o 200cc y entrar en el mundo de las motos de media cilindrada. Pero a veces puede llegar el descontento. ¿Por qué? Porque las motos actuales, incluso las de baja cilindrada y costo, tienen un funcionamiento más o menos suave (cambio, motor,…), y si la persona piensa encontrar esto en las Royal Enfield (salvo en los nuevos modelos Twin que si son muy suaves), está muy equivocado. Desengañémonos, la Classic, tal como su nombre no deja lugar a dudas, es una moto clásica, entonces se comportará como tal. Para muchos, entre los que nos incluimos, esto es genial y le da mucho carácter a la moto. El embrague es duro, el cambio es duro, la maneta del freno es dura, el motor y toda la moto vibran, la posición de conducción es particular, la moto es pesada,…. Si sólo leyéramos esta última frase, uno podría pensar que estamos criticando la moto, pero no es así, según nuestro punto de vista la estamos alabando, ya que nos trae de vuelta aquellas sensaciones de antes. Es genial notar que la moto está viva, que tiene alma, carácter y que para llevarla, hay que manejarla y no dejarse llevar como pasa con algunas motos actuales. Entre la moto y nosotros la conexión es total, no hay ninguna asistencia o ayuda que se interponga y eso es lo que uno más valora de estas motos. Es por eso que uno debe saber antes lo que compra y por ello la marca, muy acertadamente, ofrece muchos test drive en los que nos podemos dar cuenta de lo que es realmente una Royal Enfield.

Un poco de historia

La marca Royal Enfield nació en Inglaterra en el año 1891 y su primera ocupación principal fueron las bicicletas. Tuvieron que pasar 10 años para que viéramos salir la primera motocicleta de sus talleres. En 1932 nació el modelo más icónico de la marca, la Bullet y durante la segunda Guerra Mundial, muchos de sus modelos fueron utilizados en el campo de batalla e incluso, lanzadas con paracaídas desde los aviones. La entrada de la marca al mercado Indio se produjo en 1949, cuando el ejercito de ese país compró 750 unidades de la Bullet. Al año siguiente la marco lanzó más modelos como las Continental e Interceptor entre otros. En 1955 la empresa Madra Motors consiguió la licencia para fabricar Bullets en la India y a partir de ahí su importancia fue creciendo y viviendo un auténtico boom en la última década, donde ha sido la marca de su categoría con más crecimiento del mundo. Hasta no hace mucho, el mercado colombiano era después de la India, su segundo mercado más importante, pero ahora con la llegada al mercado estadounidense ya no es así, si bien la importancia del mercado colombiano sigue siendo muy importante para la marca. De hecho los productos que se han lanzado últimamente llegan antes aquí que a cualquier otro país. Para daros un ejemplo, las nuevas Twin ya circulan por nuestras calles, mientras que en Europa, justo este mes se están presentando a la prensa europea.

Estética

La estética de los modelos Classic poco se diferencia del modelo Bullet que durante años ha sido el estandarte de la marca. El diseño del depósito, del motor, de la caja de herramientas, del sillín, de los escapes, de las ópticas, etc… es prácticamente el mismo y apenas ha cambiado con los años. Los colores actuales disponibles también son muy variados y atractivos. Concretamente nuestra unidad presentaba un color muy militar llamado “Battle Green” que venía con un acabado cromado en el motor, aunque algunos modelos también pueden venir con el motor en acabado mate. Y tal como siempre ha sido habitual en sus modelos, las posibilidades de personalización son infinitos tanto si optamos por accesorios de la marca como por otros de la industria paralela. Una cosa que nos gusta de la Classic y del resto de Royal en general, incluso en las nuevas Twin que pudimos probar hace poco (leer artículo aquí), es que son motos de verdad. Nos referimos a que todo lo que vemos es real, lo que parece hierro es hierro, lo que son partes cromadas son cromadas, etc… Esto lógicamente incide en el peso de la moto y usar partes que simulan otros materiales está muy bien en una moto más moderna, en el que busquemos un peso reducido, pero en una Royal uno busca eso, que sea una moto como las de toda la vida. Eso claramente incide como decíamos en el peso, ya que este modelo pesa 195kg, aunque su baja altura hace que todo el mundo llegue bien al suelo, cosa que hace que se pueda manejar bien en parado. Igualmente la moto tiene unas buenas agarraderas laterales con la que es fácil moverla con seguridad. En general, sólo hemos encontrado un detalle que no nos ha gustado y es que el tapón de gasolina no se cierra con llave. Eso resulta peligroso porque o bien pueden robarnos la gasolina fácilmente cuando la dejamos aparcada, o algún gracioso puede introducirnos alguna sustancia que pueda dañar la moto. En cualquier caso es un «defecto» solucionable.

Nuestra primera prueba de una Royal Enfield empieza con este modelo Euro4 (puedes conocer todas sus mejoras aquí), un modelo equipado entre otros con inyección EFI, que según nos han comentado, cambia mucho respecto al modelo carburado. Entendemos a priori que la respuesta no será la misma y que la entrega de potencia tampoco, siendo en ambos casos mejor en la Euro4. Lo que si quizás perdamos es en el sonido del motor. Seguramente pasa lo mismo que con los modelos Harley-Davidson, hay quien prefiere mil veces los modelos carburados por su sonido más desigual e imperfecto que hace que cada subida del pistón sea diferente. Pero para nosotros todo son suposiciones y esperamos tener la ocasión algún día de ofreceros la prueba de una Classic 500 carburada para contaros las diferencias. Empecemos con la prueba… Recogimos la Classic 500 Euro4 en la nueva vitrina de Normandía (Bogotá) y tras rellenar la documentación y hablar con otros dos medios que iniciaban también la prueba de otros modelos Royal (Paisa Motero y MotoTracer), nos llevamos nuestra Classic. Teníamos por delante una semana entera de prueba.

Giramos la llave y el motor empezó a ronronear haciéndonos sentir que la moto estaba viva. Iniciamos la marcha y lo primero que puede sorprender es su posición de manejo. Nuestro cuerpo va en una posición muy erguida y nuestros pies van situados muy hacia delante, lo que hace que adoptemos una posición muy cómoda y natural, aunque al principio, los primeros 5 minutos, nos sentiremos raros, acostumbrados a que la mayoría de las motos, siempre tienen los reposapies un poco retrasados. En la Classic no, nuestras piernas formaran un claro ángulo de 90º. En marcha todos los comandos quedan al alcance de nuestras manos y nos gustó que el pedal del freno fuera fácilmente accesible, permitiendo una buena dosificación del mismo en todo momento y en conjunto con la maneta del freno delantero. Las marchas, como es normal en una moto como esta de espíritu y concepción clásica, uno debe marcarlas mucho, es decir, hacer todo el recorrido. Lo mismo pasa con la maneta de embrague, uno debe presionarla bien y no hacer el cambio con prisas.

En marcha, uno nota el excelente torque del motor, ya que sólo dejando ir unos milímetros la maneta de embrague, uno siente como la moto empuja con mucha fuerza e incluso al principio con brusquedad, hasta que uno no le coge el punto. Esa fuerza es la que nos ayudará más tarde en fuertes subidas, en caminos difíciles, en adelantamientos a poca velocidad o en la posibilidad de no tener que cambiar tan a menudo, sobre todo en carretera. En el primer tramo por ciudad, la moto se comportó fantásticamente, si bien por su peso no es tan ágil como otras motos más plásticas o de menor cilindrada. Su motor permite circular sin tener que cambiar mucho de marchas y de hecho, es lo mejor que podemos hacer, ya que cuando uno reduce marchas, se nota mucho la fuerza de la moto y los tirones son importantes. Aún circulando con una marcha larga, uno puede reducir la velocidad y dejar caer mucho las revoluciones que al simple toque del acelerador, la moto va a responder bien. Uno de los días que la tuvimos, concretamente un domingo a las 6am, nos fuimos a probarla por la circunvalar. Las fuertes subidas de esta vía de Bogotá las superó con nota e incluso nos permitió comprobar su fuerza frente a una de las miles de motos que inundan la ciudad. Esta nos pasó en un tramo más bien plano, pero al llegar a una de las largas subidas, nuestra Classic no bajó el ritmo, mientras que la otra moto iba desfalleciendo metro a metro hasta que la adelantamos de nuevo con facilidad. Eso sí, la Classic no es una moto para ir de carreras ni en ciudad ni por carretera, si bien existen accesorios (escapes, kits,…) que pueden mejorar mucho su comportamiento hacia un nivel más deportivo. Sus 27,2 cv de serie seguro bajarán las ansias deportivas de más de uno, aunque como ya hemos dicho lo realmente importante en esta moto es el par motor de 41,3 Nm a 4.000 rpm. La Classic es una moto para disfrutar de ella y de lo que nos rodea, para disfrutar de la ciudad y para disfrutar de los bellos paisajes de Colombia. Así que lo mejor es tomárselo con calma y disfrutar de un tipo de conducción que nos permitirá descubrir un mundo de la moto totalmente diferente y que seguramente acabaremos por amar. Y para aquellos que quieran sacarle un poco más de potencia, decirles que existen kits que pueden subir la cilindrada hasta los 612cc y otros kits que permiten ganar un 32% en potencia. Sin embargo estos kits son caros, por eso quizás mejor empezar por un filtro de aire, un escape, etc… Aunque si optamos por modificar nuestra moto, nosotros recomendamos que antes nos informemos bien de los beneficios y si estos realmente valen la pena o no, ya que podríamos estar poniendo en peligro nuestro motor y también nuestra seguridad. También es importante pensar en la garantía de la moto. Si modificamos algo, podríamos perderla.

En carretera la Royal es una moto para llevar un promedio de 80, 90, 100 km/h sin forzar y aprovechándonos de su par motor para afrontar las subidas y los adelantamientos que tengamos que hacer. Lo bueno es que la respuesta es mucho mejor a bajas velocidades que altas, es decir, la moto tiene más fuerza para adelantar un camión o autobús que va a muy baja velocidad (la mayoría de los casos), que no a un vehículo que vaya a una velocidad más alta (la minoría de los casos). Si vamos dos ocupantes lógicamente influye en el rendimiento, pero mucho menos que en otras motos. Si venimos de una moto de menor cilindrada, la ganancia en respuesta del motor será notoria en carretera, y si venimos de una moto más potente, tendremos que cambiar el chip y adaptarnos a nuestra nueva montura. Es algo fácil si somos conscientes de lo que es una Royal. Otra cosa importante a comentar es que si bien hemos dicho que la Classic es una moto principalmente clásica, eso no quiere decir que tenga las carencias de estos tipos de motos en cuanto a seguridad o eficiencia. En el primer caso tenemos que decir que la moto frena bien y de forma segura gracias a la incorporación en esta versión Euro4 del freno trasero de disco y sobre todo del ABS. Y en el segundo apartado, la incorporación de la inyección EFI hace que la moto sea eficiente y más amigable con el medio ambiente.

El tipo de conducción tranquila de una Royal tampoco pone en apuros el chasis de la misma. Es una moto que por carretera y a su ritmo, se deja llevar sin complicaciones tanto viajando sólo como a dúo. Los frenos responden muy bien también, de hecho nos sorprendieron por su eficacia. La colocación de un freno de disco trasero sin duda tiene que haber mejorado mucho este apartado en esta versión Euro4. Nos sorprendió también su comportamiento en destapado. En las redes uno siempre ve como los clubs de la marca en el país siempre organizan salidas y en muchas de ellas salen del asfalto con sus Classic. Nosotros siempre nos preguntábamos si estas aguantarían y ahora que hemos tenido la ocasión de hacerlo, lo corroboramos al 200%. Son motos muy duras estas Classic y su suspensión sorprende por su rendimiento en este terreno. Uno puede aventurarse sin problemas por donde quiera, siempre y cuando tenga en cuenta la moto que lleva, su altura al suelo, etc… En ciudad, con asfalto irregular y con huecos cada 25m, también pasó la prueba con nota al tragarse cada una de las imperfecciones sin inmutarse.

Para terminar decir que cuando uno compra una Royal Enfield, no compra sólo una moto, compra mucho más. Detrás de la marca existen infinidad de clubes y grupos afines a ella que organizan salidas, eventos, etc… La comunidad es muy grande y muy receptiva hacia nuevos miembros. Así que ya lo sabes, comprar una Royal es entrar a un nuevo mundo, que si es el vuestro, lo vais a disfrutar mucho.

Tras una semana como compañera de viaje, toca despedirse de la Classic 500. Por suerte sabemos que pronto llegarán más Royal. Ya nos esperan la Himalayan, las nuevas Twin, la TBX 350,… así que estén atentos.

Nos gusta

– Look vintage.

– Robustez general.

– Par motor.

Mejoraríamos

– Tapón de gasolina sin llave.

– Ausencia de nivel de gasolina.

– Falta de potencia.

FICHA TÉCNICA

Motor Monocilíndrico de 499cc
Caja de Cambios 5 marchas
Potencia Máxima 27,2 cv a 5.250 rpm
Par Máximo 41,3 Nm a 4.000 rpm
Llanta delantera 90/90 – 19” – 52 V Avon Roadrider
Llanta trasera 110/80 – 18” – 58 V  Avon Roadrider
Freno delantero 1 disco de 2 pistones y 280mm
Freno trasero Disco de 1 pistón de 240mm
Altura del Sillín – mm
Depósito de gasolina 13,5 litros
Peso 195Kg
Velocidad Máxima – km/h
0 a 100km/h
Precio $15.590.000

2 thoughts on “Royal Enfield Classic 500 Euro4, la amiga fiel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *