Actualidad Artículos

Renault Kwid ¿qué tanto se parece a un R4 o R6?

El pasado 4 de abril se llevó a cabo en Bogotá la presentación de la revista Vasarely. Gracias a la invitación del Club Clásicos Renault Colombia, promotor de la revista, pudimos asistir a este emotivo evento. En él compartimos espacio con gran parte de los modelos más icónicos de Renault y con un nuevo vehículo, el KWID. Este pequeño Renault, apenas supera los dos meses de vida en nuestro país, pero en este corto periodo de tiempo ya se ha convertido en el vehículo más vendido, por lo que en pocos meses será muy habitual verlo por todos los rincones de Colombia. Esta hecho y algunas características de este nuevo modelo, hacen que se nos vengan a la cabeza modelos de la marca del rombo que también tuvieron su momento de éxito en el país.

La propia marca y algunos medios de comunicación del país, no han obviado el parecido que este nuevo modelo pueda tener con el mítico R4, el llamado cariñosamente como “amigo fiel” o “Carro colombiano”. Nosotros queremos añadir nuestro pequeño granito de arena a este comparación escribiendo este artículo y analizando, dentro de las grandes diferencias que existen entre ambos modelos, ciertos parecidos. Pero con la colaboración del Club Clásicos Renault Colombia, hemos querido ir más allá y añadir a esta comparativa, un vehículo que por sus características quizás esté más cerca del KWID que el R4. Nos referimos al R6, un carro algo más moderno y en principio un poco más adaptado a la carretera. Aunque también hubiera estado bien añadir a esta comparativa el R5, pero la presencia en Colombia de este modelo es muy escasa. Este modelo era un gran auto de ciudad, como el KWID y como también lo es el Twingo, otro modelo que si no fuera porque sólo tiene dos puertas, también hubiera sido un buen invitado.

Empezamos y lo hacemos nombrando los diferentes apartados que hemos considerado tratar, en los que hemos intentado ser los más concisos posibles sin entrar mucho en detalles, datos, cifras, etc…

Contexto Histórico

Primer punto y primera gran diferencia entre los tres vehículos. Varias décadas separan al KWID del R4 y del R6. El primero en llegar fue el R4 y cuando lo hizo, el parque automotriz en Colombia era muy reducido. Sus características y su precio, rápidamente lo hicieron triunfar, ya que llegó justo en un momento en el que el carro empezaba a popularizarse en el país. El R6 llegó un tiempo después en una situación muy parecida al R4, si bien su popularidad no fue tan notoria. En cambio el KWID llega en un momento totalmente diferente, donde hay un mercado automotor muy consolidado y donde las necesidades son otras. Eso nos lleva a valorar el tipo de clientes a los que iban dirigidos nuestros tres invitados.

Público objetivo

En este punto encontramos diferencias, aunque también similitudes. Los R4 y R6 fueron claramente los vehículos principales de muchas familias. Servían entre semana como elemento de transporte y/o de trabajo, y el fin de semana como vehículo familiar. En cambio el público objetivo del KWID es bien diferente. Posiblemente la gran mayoría lo busque como un carro pequeño, ideal para la ciudad o como segundo carro. Otra diferencia es la edad de sus compradores. El KWID tiene un diseño muy juvenil, mientras que los R4 y R6 tenían una imagen, aunque rompedora en el caso del R4, más apta para un público de mayor edad. Donde sí coinciden, es que seguramente el nuevo KWID, al igual que el R4 y R6, sea el primer vehículo de muchos o el paso de moto a carro para otros.

Competencia

Más diferencias. En la época en la que llegaron los dos primeros, la oferta de modelos no era muy amplia. En el caso del R4, sus características hicieron que sencillamente no tuviera competencia. En cambio el KWID llega en un momento donde la competencia es importante y variada, si bien el buen posicionamiento de la marca Renault en el país hace que mucha gente lo vea desde el minuto 1 como la mejor opción.

Diseño

Viendo el nuevo KWID, uno ya se da cuenta de que Renault no ha buscado en ningún momento que este se pareciera a algún modelo histórico de la marca. El R4 cuenta con un diseño bastante curioso y poco usual, incluso en la época en la que fue lanzado. Tiene un look simpático muy apreciado hoy en día. El R6 tiene un físico más particular y que no fue del gusto de todo el mundo. El KWID como decíamos antes, tiene un diseño actual y juvenil, muy adecuado para la ciudad y para los tiempos que corren. En este apartado, si bien no se parecen entre ellos, si que en el caso del R4 y del KWID vemos ciertas similitudes en cuanto a que fueron diseñados para el uso y para los compradores a los que estaban destinados. En el interior las diferencias son aún más notorias. El R4 es muy básico, el R6 viene algo más completo y el nuevo KWID es un carro que si bien también es muy sencillo, tiene ciertos toques de diseño más atractivos y en consonancia con lo que el público actual busca.

Habitabilidad

La vida a bordo también es muy diferente entre los tres vehículos. El R4 y el R6, pese a su tamaño reducido, ofrecen una habitabilidad notable gracias al uso de unas líneas exteriores más rectas. En cambio el KWID utiliza líneas más curvas para mejorar el diseño que lo hacen perder en capacidad interior. Las plazas traseras son un tanto pequeñas y hasta claustrofóbicas, mientras que en nuestros dos clásicos, ambos cuentas con una buena superficie acristalada y con espacio y capacidad para toda una familia con su equipaje. Si hablamos de cifras, decir que el R4 mide 3,65m, el R6 mide 3,86m y el KWID 3,68m. Los 20cm de más del R6 lo destacan de los otros dos y es que hay que tener en cuenta que el R6 se veía en la época como un carro entre el R4 y el R16.

Motor y chasis

Nuestros tres invitados coinciden en que todos ellos llevan un pequeño motor de baja cilindrada (4 cilindros en el R4 y R6 y 3 cilindros en el KWID). Pese a ello, su peso situado por debajo de la tonelada, hace que obtengan unas prestaciones suficientes. El R4 debido a su vida comercial más larga, tuvo una oferta de motores más amplia, mientras que el R6 sólo contó con dos motorizaciones y el KWID seguramente permanezca durante toda su vida comercial con su motor de 1.0 litros y 3 cilindros. La potencia si es diferente y gracias a una relación peso/potencia más favorable, el KWID es el que sale mejor parado, si bien hay que analizar las prestaciones de cada uno respecto al momento histórico en el que se comercializaron, las velocidades del resto de vehículos, etc… Si tenemos en cuenta esto, veremos que los tres tienen unas prestaciones muy similares. En cuanto a sus capacidades por carretera y por trocha, los tres vehículos se parecen bastante, sobre todo en el caso del R4 y el KWID. El primero era un vehículo capaz de todo y ningún terreno lo echaba para atrás. El KWID, gracias a su altura al suelo, a su corta distancia entre ejes y al buen escalonamiento de su caja de cambios, características que copia de su antecesor, tampoco le teme a nada.

Calidad

Han pasado décadas desde el lanzamiento del R4 y R6 y muchas unidades siguen aún hoy en día en funcionamiento. Algunas en manos de entusiastas que les han devuelto el esplendor de antaño, como es el caso de nuestros dos invitados, y otros trabajando aun a diario de forma incansable. En cambio en el caso del KWID, es imposible que en 30 años podamos ver unidades aún circulando. Actualmente un vehículo nuevo se fabrica con el fin de que dure sin mayores problemas durante unos 4 o 5 años, que es el tiempo que de promedio una persona usa su vehículo antes de cambiarlo por uno nuevo. Quizás no acá en Colombia, pero sí en Europa por ejemplo. Eso hace que los fabricantes diseñen y construyan sus vehículos con una calidad de materiales que dista mucho de la que se usaba hace años. Los plásticos del interior o del exterior de un R4 o R6, si se han tratado bien, pueden durar décadas sin mostrar signos de desgaste, mientras que un vehículo nuevo, en pocos años ya los muestra. Igualmente la nula tecnología que tenían los primeros hace que el desvare sea posible en cualquier lugar, mientras que la mayor presencia de tecnología y el menor acceso a las partes mecánicas, hace más difícil el desvare con un vehículo nuevo.

Cotización

Los dos primeros suben, el tercero baja. Los buenos R4 están ya en Europa cogiendo unos precios importantes y acá las buenas unidades también se pagan bien, aunque la gran disponibilidad hace que el incremento de su cotización sea más moderado. En cualquier caso, esta no deja de subir, mientras que en el KWID, al ser un carro nuevo, su precio baja desde que lo sacamos de la vitrina.

Desde Retro dejamos este artículo abierto y les invitamos a participar dando su opinión al respecto, sobre los temas tratados o sobre otros de los que no hayamos hablado.

No queremos terminar sin decir que el Renault Kwid nos dejó un muy buen sabor de boca y que durante la semana que pudimos usarlo, lo disfrutamos mucho tanto en ciudad como en carretera. Agradecemos primero a Renault Sofasa por el préstamo de una unidad con acabado Outsider, la versión más equipada del Kwid. Y también agradecemos al Club Clásicos Renault Colombia su colaboración en este artículo localizando para nosotros un R4 y un R6, ambos en estado de concurso.

Texto y fotos: J.Carapuig

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *