Motos MOTUS Pruebas Pruebas motos

Husqvarna Vitpilen 701, una mono explosiva

Hay motos que son prácticas, funcionales, de uso diario, polivalentes,… y en el otro extremo están las motos más pasionales, estéticas, irracionales, radicales, … Las primeras son las más numerosas y las más vendidas, las segundas, pese a sus características, las más deseadas. En este segundo grupo es donde encontramos la Vitpilen 701, la moto de calle más radical de la marca sueca Husqvarna.

Iguales pero diferentes

Las Pilen (flechas) se ofrecen con dos motorizaciones, 401 y 701, y en dos modelos, Svartpilen y Vitpilen. Si bien la estética de las 401 y las 701 es muy parecida, realmente son diferentes. Las 401 sí se parecen mucho entre sí, y lo mismo pasa con las 701, sólo que las Svartpilen (flecha negra) son más offroad y las Vitpilen (flecha blanca) más asfálticas. Lo que une a los 4 modelos es la forma peculiar y muy atractiva del tanque de gasolina, aunque también hay diferencias. En este modelo Vitpilen y siguiendo su carácter más deportivo, el depósito tiene unas líneas más inclinadas hacia delante, dando esa sensación de deportividad que presume el modelo. El faro delantero LED redondo y de grandes dimensiones sí es igual en los 4 modelos, y lo mismo pasa con el cuadro de mandos. Tal como dijimos en el artículo de la Svartpilen 401 (leer artículo aquí), este nos parece poco atractivo y sobre todo de difícil lectura al ser monocromo y tener unos números muy pequeños. En el eje delantero de la Vit 701 encontramos un guardabarros algo más largo y con una especie de difusores muy atractivos que le dan un toque muy deportivo a la moto. Para la suspensión cuenta con una horquilla invertida WP regulable que ofrece un excelente rendimiento y unos frenos Brembo, contando en esta versión con unos discos de acero perforado de 320 mm delante y de 240 mm detrás, además del ABS. Las llantas de 17” por su parte, vienen con unos rines de aspas, a diferencia de las Svartpilen que llevan rines de radios. Otra diferencia es su manillar. El semimanillar de la Vitpilen es mucho más bajo obligándonos a adoptar una posición mucho más al ataque. La posición de las estriberas, mucho más retrasadas, completan esa posición deportiva que amerita esta versión.

La Vitpilen 701 no tiene ningún perfil malo.

El depósito es el centro de la moto y si bien como hemos dicho comparte el diseño con sus hermanas, en las 701 tiene un diseño ligeramente diferente. En las Svart el plástico que protege el deposito se alarga hasta la parte de atrás, mientras que en las 701 no. Lo que sí es igual es el tapón de gasolina, que viene mecanizado y con el logo de la marca. Este y otros detalles son los que marcan la diferencia de esta moto en cuanto a calidad, no sólo en diseño, sino también en cuanto a materiales y acabados empleados. Justo en la mitad de la moto encontramos una franja de color amarillo que divide diagonalmente la moto en dos. Husqvarna lo llama “Split” y lo define como un detalle estético que refuerza aún más el enfoque pionero de la marca en cuestión de diseño. Este Split separa el depósito de color gris de la parte trasera, totalmente negra. A partir de allí empieza el sillín de la moto. Este tiene un aspecto inmejorable gracias al cuero Mokka y se estira hasta el colín trasero, creando una línea muy atractiva y limpia. El mullido del piloto es bueno, no tanto el del pasajero, ya que esa parte trasera del asiento es mucho más delgada y dura. La Vitpilen es claramente una moto para disfrutar en solitario, ya que aparte del asiento duro, las estriberas están muy altas, lo que hace que el pasajero tenga que adaptar una posición un tanto incómoda. Para un recorrido de 20 minutos ok, pero para trayectos más largos no es aconsejable. Otros detalles estéticos interesantes son el chasis multitubular, los diferentes tonos de color del motor o el diseño del escape. Lo que en cambio no nos gusta es el portaplacas, que incluye también las direccionales. Creemos que rompe un poco con la estética de la moto. Por su parte la suspensión trasera viene conformada por un sistema de amortiguación progresivo y regulable conectado directamente al basculante.

El portaplacas creemos que rompe un poco con la línea de la moto.

Pura monocilíndrica

La marca define a la Vitpilen 701 como una nueva visión del motociclismo urbano. Nosotros no estamos del todo deacuerdo… Sí vemos que las pilen son un brillante ejercicio estílistico y que son motos que por ejemplo conectan estéticamente más con la ciudad que con otro paisaje, pero al uso, esta versión 701 no la vemos muy urbana. Es todo lo contrario a su hermana Svartpilen 401, que sí nos pareció una moto mucho más polivalente y que ofrece un manejo por ciudad más ágil y divertido. En cambio la Vitpilen 701 lo que necesita es campo por delante para sacar a relucir su explosivo motor. En ciudad su motor no se encuentra a gusto y por el denso tráfico, siempre hay que ir circulando en 1ª y 2ª. Si subimos a 3ª o 4ª toca hacerlo cuando ya estemos por encima de las velocidades permitidas, cosa que no recomendamos por respeto a las normas de tráfico. Si ponemos 3ª allí donde lo haríamos con otra moto, el motor empieza a quejarse y a traquetear. Como buen monocilíndrico de altos vuelos, este propulsor de origen KTM pide que se le lleve siempre alto de revoluciones, mínimo por encima de las 4.000rpm. Otras características de la Vitpilen que penalizan su uso en ciudad son su reducido radio de giro y su distancia entre ejes, mayor que en la Svartpilen. Este último detalle le resta mucha agilidad al circular entre carros y tomar algunas curvas cerradas entre calles. Los retrovisores también salen mucho y al ser una moto baja, estos quedan a la altura de los retrovisores de los demás vehículos, por lo que toca vigilar mucho. Su posición de conducción deportiva hace que al ir por ciudad y estar continuamente frenando, carguemos mucho nuestro peso en las muñecas, lo que hace que nos cansemos rápido.

La Vitpilen 701 es una moto que pide a gritos salir de la ciudad cada vez que la queramos usar. Y entonces, una vez abandonemos los bloques de cemento que nos rodean y los cambiemos por el verde de la naturaleza, empezaremos a disfrutar de ella al máximo. Muchos motociclistas son tremendamente adictos a los motores monocilíndricos de altas prestaciones y cuando pruebas la Vitpilen 701 entiendes el porqué. En esta ocasión estamos hablando de un motor monocilíndrico de 692,7 cc de origen KTM que rinde una potencia de 75cv (¡Increible esa cifra para una mono!) y un par motor de 72Nm a 6.750rpm. La entrega de potencia y las sensaciones al acelerar sin piedad son realmente ¡es-pec-ta-cu-la-res! Este tipo de motores no son para ir de paseo, circulando al relentí o a medio gas. Este motor pide guerra y pide que lo lleves todo el rato alto de revoluciones. Si te mueves por encima de las 4.000rpm y más allá, el motor te regalará un comportamiento brillante, reactivo y muy divertido. Si decides soltar gas y no reducir marcha, se empezará a quejar y a decirte que no te duermas. Es por eso que uno debe saber qué está comprando. Hay otras motos que se prestan a una conducción relajada, en cambio esta no…esta pide un piloto que al que le guste la acción. Si esto es lo que buscas, esta moto está hecha para ti. En carretera abierta te regalará un comportamiento intachable. Pese al diseño del tanque, es fácil deslizarse de un lado al otro en carretera de curvas y su ligereza (157kg sin combustible) también ayuda mucho a su agilidad y a moverla de un lado al otro con mucha facilidad. El ABS por su parte también nos permite cierto margen para divertirnos y no es de aquellos que salta a la mínima presión. Al final fueron pasando los kilómetros y aunque nosotros no somos muy del carácter de esta moto, nos fuimos animando y supimos encontrarle todo su sabor.

El diseño del tanque es uno de los signos distintivos de las Pilen.

En términos generales creemos que la moto es demasiado radical debido a su motor. Esto para algunos pilotos puede ser genial, pero creemos que eso le quita algo de polivalencia al uso de la moto. Es por eso que pensamos que a una moto como la Vitpilen 701 le quedaría genial el motor 790 de la KTM. Con él no se perdería en prestaciones y en cambio la moto al ser bicilíndrica ganaría mucho en suavidad en aquellos momentos que vamos por ciudad o no queremos ir tan rápido. Quién sabe, posiblemente en un futuro veamos alguna Pilen con este nuevo motor de KTM… el tiempo lo dirá.

Nos gusta

– Estética

– Calidad general

– Motor explosivo

Mejoraríamos

– Uso en ciudad limitado

– Posición de conducción muy agresiva

– Diseño del portaplacas y del cuadro de mandos

FICHA TÉCNICA

Motor Monocilíndrico DOCH 4 válvulas de 692,7cc
Caja de Cambios 6 marchas
Potencia Máxima 75 cv a 8.500 rpm
Par Máximo 72 Nm a 6.750 rpm
Llanta delantera 120/70 – 17 Bridgestone Battlax Hypersport 21F
Llanta trasera 160/60 – 17 Bridgestone Battlax Hypersport 21F
Freno delantero 1 disco de 320 mm, 4 pistones y ABS
Freno trasero 1 Disco de 240mm de 1 pistón y ABS
Altura del Sillín 830 mm
Depósito de gasolina 12 litros
Peso 157 Kg (sin combustible)
Velocidad Máxima – km/h
0 a 100km/h
Precio $37.990.000

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *